DESGARRADOR – Pagó con su vida que unos despiadados ataran a su cola un petardo por diversión

La maldad que existe en los corazones de algunos seres humanos es inexplicable. Es muy triste que existan personas capaces de hacer tanto daño a seres indefensos, como son los animales.

Esta historia nos muestra a Buba, un amigo peludo callejero de la capital ucraniana que fue víctima de una crueldad tan grande, que no pudo resistir y lamentablemente murió en medio de un dolor profundo.

Buba vivía en las calles y era un canino muy amado por los habitantes de la zona. Pero personas insensibles abusaron de la nobleza de este pobre animal y le ocasionaron la muerte.

Este perrito era muy carismático y a pesar de sus experiencias de vida confiaba en la gente. Por desgracia, se encontró con unos seres humanos que tenían por corazón una gran piedra de hielo. Estos abusadores de animales ataron a la cola de Buba un fuego artificial y lo encendieron.

Solo un enfermo de mente y alma es capaz de hacer esta crueldad. Cuando el fuego artificial explotó, dejó a este pobre animal con severas heridas. La parte interior de su cuerpo quedó expuesta por las graves quemaduras que sufrió.

Este noble perrito fue encontrado por los voluntarios del Grupo de Servicio de Rescate de Animales de Kiev, después de recibir la llamada de algunas personas de la localidad para informar que un perrito estaba muy asustado y corría sin sentido tras una explosión de fuegos artificiales.

Al llegar donde estaba Buba se encontraron con su dolorosa situación. Tenía una grave herida en el lugar donde debería estar la cola y tenía mucha sangre recorriendo su estómago. El dispositivo con pólvora hizo desaparecer su cola.

Este pobre perrito fue sometido de emergencia a una cirugía que duró horas. Sin embargo, Buba no resistió la recuperación de la operación y murió trágicamente en la mañana del día siguiente.

Este perro era considerado por los residentes como un amor con pelos, muchos eran los que lo alimentaban y acariciaban. Se estima que la naturaleza de Buba propició el acercamiento de los responsables del ataque.

El personal del Grupo de Servicios de Rescate de Animales de Kiev está considerando presentar la denuncia en la policía local.

La residente de Kiev, Elena Sosnovska, manifestó que le encantaría saber quién pudo ser capaz de tanta maldad para que le ataran a él un petardo en su parte íntima.

Su colega Lora Popova exclamó entre lágrimas que existe la justicia divina y los responsables de esta maldad no escaparán de ella.

Es una triste historia, es muy lamentable que algunas personas se presten para este tipo de comportamientos que causan dolor y muerte. Comparte con tus amigos y ojalá de alguna manera se pueda saber quiénes fueron los responsables del atroz sufrimiento de Buba.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!