Se detiene para ayudar a una triste perrita pero ella solo quiere que la siga a su casa

Cuando un animalito lucha por su vida en una carretera, sólo un héroe se detiene para prestarle la ayuda que tanto necesita. Tristemente, lo habitual es que los culpables de hacerles daño, huyan cobardemente, ocasionando un desenlace más que lamentable en estas criaturas inocentes.

Pero, una perrita que yacía en la carretera conmovió enormemente a los transeúntes. Una mujer amante de los animales y defensora de sus derechos, se detuvo para ayudarla sin imaginarse que ese rescate tendría un final inesperado.

Edina es una chica que en su comunidad la conocen como «el ángel de Sarajevo», por su enorme corazón y entusiasmo por rescatar animales que necesitan ayuda.

Cuando un día iba por la carretera, vio a una perrita en medio del tráfico, totalmente aterrada, sin saber qué hacer.

Cuando un ángel se detiene a ayudar a una perrita y decide seguirla, el final puede ser muy inesperado

detiene

Al bajarse del auto y pedirle a los demás automovilistas que se detuvieran para poder llegar hasta el animal en apuros, notó que tenía cicatrices, cortes y todo su cuerpo estaba paralizado.

Al darle un par de galletas se relajó, y al ofrecerle una tercera galleta, la perrita se dio la vuelta y comenzó a caminar con la galleta aún en la boca, así que Edina comenzó a seguirla.

Mientras estaban caminando por la orilla de la carretera, la perrita siempre se volteaba a verla, como si quisiera asegurarse de que aún la seguía. Después de 1,5 km de estar caminando tras ella, llegaron a una casa vieja y descuidada.

Parecía que la perrita, aunque estaba débil y hambrienta, se negaba a comerse la galleta porque lo único que quería era poder llevársela a otro lugar.

Tenía un motivo especialmente conmovedor para pedirle a su rescatista que la siguiera.

Finalmente, llegaron al sitio en el que la perrita se detuvo, y efectivamente, quería que la siguieran porque allí estaban sus cachorritos hambrientos.

Al acercarse a la puerta, Edina escuchó el lloriqueo de unos cachorros

perro guia a sorpresa 3

Edina decidió llamar a la puerta. Respondió un hombre ya de avanzada edad, a quien le preguntó sobre los cachorros. El hombre, muy enfadado le dijo que ya tenía planeado llevarlos a un lugar muy lejos, pero por no tener auto no había podido.

En ese momento supo que necesitaba actuar de inmediato para ayudar a los perritos y así lo hizo.

No podía dejarlos desamparados cuando más lo necesitaban. 
perro guia a sorpresa 4

Edina le dijo que si no le importaba, ella podía llevárselos, pero el testarudo hombre se negaba.

Hasta que después de varios minutos intentando convencerlo de que le entregara a los cachorros, el hombre aceptó.

La preocupada madre finalmente se sentía a salvo

perrita

La esposa del hombre ayudó a Edina a poner a los cachorros en su auto, ella le confesó que había estado alimentando a los cachorros a escondidas de su marido, ya que él no los quería.

El hombre pretendía que los perritos se quedaran totalmente desamparados, incluso sabiendo que lo más seguro era que no pudieran sobrevivir. Hay que ser despiadado para actuar así en contra de unos seres tan inocentes que merecen nuestro respeto.

«De camino de regreso, la madre de los cachorros no dejaba de lamerme en forma de agradecimiento, pienso yo», dijo Edina.

Es realmente lamentable que la mujer haya tenido que alimentar a los cachorritos a escondidas del hombre sin corazón. Ojalá que haya recapacitado de su crueldad.

Pero a la vez, es grandioso que los pequeñitos se hayan encontrado con mujeres heroínas que arriesgaron todo por salvarlos. Pronto serán puestos en adopción, y lo más seguro es que la perrita se quede junto a Edina por un buen tiempo.

Edina es indudablemente una gran heroína. Gracias a ella y a la astuta y valiente perrita, los cachorritos tendrán la vida que merecen.

En Zoorprendente aplaudimos la labor de personas como Edina, que no tienen una mirada indiferente ante el dolor de los animales que sufren. Confiamos en que esta familia peluda será muy feliz en un hogar en el que sí la amen y protejan sin condiciones.