Esperó en la puerta durante semanas a que su papá volviera sin saber que ya había fallecido

Nuestros amigos peludos son seres muy especiales, con una sensibilidad impresionante. Ellos conocen muy bien el verdadero significado de la lealtad porque la sienten en el alma demostrando el más puro amor por sus seres queridos.

Buboy es un hermoso perro callejero que dejó las calles para conseguir un hogar en la facultad en el Mabalacat City College en Pampanga, Filipinas, gracias al cuidado y amor del profesor Carmelito Marcelo. 

Durante los últimos cuatro años el profesor Carmelito atendió a Buboy, siempre estaba pendiente no sólo de su alimentación, sino de darle cariño y amor.

Pero lamentablemente el profesor falleció después de permanecer ingresado unas pocas semanas en el hospital.

Buboy estuvo durante dos semanas afuera de la oficina tocando la puerta esperando ver a su amado profesor.

El personal de la facultad y los estudiantes de la escuela quedaron muy conmocionados al ver a este cachorro un día tras otro esperando a su adorado amigo sin saber que no volvería a verlo.

Kristina Demafelix, una colega del profesor dijo que el cachorro lo seguía a todas partes.

En las mañanas Buboy lo recibía en la puerta con un expresivo saludo y durante todo el día lo seguía de clase en clase.

Cuando era la hora de almuerzo se acompañaban en la oficina de la facultad, y llegado el final del día, Buboy se despedía del profesor en la puerta, la misma en donde lo esperaría el día siguiente.

Pero lamentablemente dejó de existir ese feliz encuentro matutino que alegraba la vida de los dos.

Incluso cuando el profesor no tenía clases, iba a la facultad a visitar a su cachorro.

Kristina estaba muy conmovida por la lealtad y el amor de este amigo peludo y le dedicó unas emotivas palabras en su cuenta de Facebook.

“Él te consideraba su familia. Cuando no tenía clases el profesor iba a la escuela para mirarte y darte comida. No puedes expresar todo el dolor porque no sabes lo que pasó.

De repente, no fue más a la escuela, pero todavía sigues esperando afuera de la oficina de la facultad donde siempre se encontraban, siempre estás esperando su llegada».

Kristina dijo que la primera vez que notó que el adorable perrito estaba en la puerta de la oficina fue mientras el profesor estaba en el hospital. Pero cuando vio que seguía esperando su llegada ella sabía que debía hacer algo para aliviar la ansiedad y el estrés de Buboy.

Tras el triste e inesperado fallecimiento del profesor, Kristina llevó a Buboy al velatorio para ayudarlo a despedirse definitivamente de su querido amigo.

Este adorable cachorro presentó sus respetos mirando fijamente al profesor dentro del ataúd.

Y cuando llegó el momento de irse se negó a ceder, Buboy no quería separase de su amigo.

Ahora que el profesor se ha ido, todos los miembros de la facultad y el personal se están uniendo para cuidar a Buboy.

«Toda la escuela está preocupada por Buboy”.

Facebook

Definitivamente, la escuela se convirtió en el hogar de este maravilloso perrito, y por fortuna los estudiantes y el personal de la facultad no lo va a dejar solo.

Ojalá Buboy consiga el consuelo de haber perdido a su amigo. Comparte esta conmovedora historia, nuestros amigos peludos nunca dejan de sorprendernos con su inmensa capacidad de amar.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!