Los dejaron encerrados durante días en un balcón, sin agua y comida bajo el sol a 38 grados

La ola de calor que amenaza a toda España y Europa en los últimos días ha puesto en alerta a miles de personas, especialmente por la importancia de tomar precauciones a tiempo, ya que en muchos casos las elevadas temperaturas son tales, que de no extremar la prudencia podría tener como consecuencia resultados fatales.

Si eso sucede con las personas, con los animales no es diferente. Pero tristemente, no todos los dueños toman conciencia de que una mascota es alguien más de la familia, y los dejan a la intemperie, ante el riesgo de perder la vida fácilmente. Tal como pasó con un inocente perrito en Valladolid, que falleció a causa de un golpe de calor.

El pasado sábado, un episodio similar tuvo lugar en Blanes, Girona. Efectivos de la policía local y los Bomberos de la Generalitat fueron alertados para rescatar a dos mascotas dejadas durante varios días bajo el sol insoportable en un balcón.

Los hechos tuvieron lugar al medio día, cuando la temperatura llegó a los 38 grados.

Los animalitos estaban confinados bajo pleno sol, sin cobijo, ni agua, ni comida. Se trataba de un perro Akita Inu y de una gata Carey, dejados a su suerte en el balcón de un segundo piso de la céntrica Plaza Cataluña.

Fueron los vecinos de la zona, quienes al ver que la situación se alargaba durante los días, alertaron a la Policía.

Los policías trataron de contactar a los inquilinos del piso, lo que fue imposible, ni siquiera a través de la gestora de fincas.

Los oficiales, ante la premura de la situación, requirieron el servicio de los Bomberos de la Generalitat y del Servicio de Recogida de Animales del Consejo Comarcal de la Selva.

Los bomberos, con la ayuda de una escalera telescópica, lograron acceder al balcón y rescatarlos con vida afortunadamente. Tras depositarlos en el suelo, lograron reanimarlos con agua y comida, pero sobre todo con amor. Aquel que merecieron recibir de sus dueños, pero en su lugar sólo tuvieron ingratitud y crueldad.

Se pudo comprobar que el perrito tenía un microchip, pero lamentablemente no había ningún dato almacenado. Mientras que el gatito, no tenía ningún tipo de identificación.

Los efectivos de la policía dejaron un mensaje a sus dueños pidiéndoles que se pusieran en contacto con las autoridades, mientras que se tiene previsto instruir diligencias por el maltrato de ambos animales.

Parece increíble que después de todas las advertencias ante la ola de calor, dueños irresponsables no se hagan cargo de sus mascotas como lo que son: un miembro más de la familia.

Comparte esta noticia para que sirva de advertencia y no tengamos que lamentar trágicos finales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!