Permiten que su perro grabe su boda por una gran causa y el resultado es el mejor

Sam y Reece Blanch son una linda pareja de Nueva Gales del Sur, Australia. Tan solo tres meses después de haberse conocido decidieron que se casarían, pero su boda no fue para nada convencional.

La pareja se conoció en una página de citas por Internet.

Procuraron ahorrar todo lo posible en los gastos de la boda para poder destinar ese dinero a la compra de un terreno. Pensando en esto, lograron tener una boda muy emotiva y única: sus cuatro perros participaron en todo momento de la ceremonia, logrando una boda que conmovió a todos los invitados.

La pareja está ahorrando cada centavo que puede para poder montar un refugio para animales.

Kiara, de 9 años, es una perrita mestiza de gran danés que se encargó de acompañar a Sam en su camino hacia el altar. Los padrinos de la boda fueron Rema, una husky de 6 años y Rocket, un cachorro de collie. Y el papel que más cautivó a muchos fue el que tuvo George.

Además de los cuatro perros, la pareja también ha adoptado 8 gatitos.

George es un perro de terapia que nació sordo, así que sus dueños no dudaron en aprovechar su agudo sentido de la vista para capturar desde su perspectiva todos los recuerdos de su boda. Este collie tuvo durante la fiesta una cámara GoPro sobre su lomo; y así se convirtió en el camarógrafo oficial del evento.

Esta misma idea la tuvieron Addie y Marshall Burnette, que compartieron el video de su boda a cargo de Ryder, su perrita husky.

Sam compartió con los medios que todos los invitados de la boda los conocían muy bien y sabían que los perritos formarían parte de la ceremonia:

“Queríamos que toda nuestra familia participara en la celebración. Y nuestros perros son parte de nuestra familia y cada aspecto de nuestras vidas”.

Los perros se comportaron de manera excelente y eran guiados por los pocos participantes humanos de la ceremonia:

“Solo tuvimos una dama de honor humana y un padrino humano para que nos ayudaran a cuidar a los perros”.

Story Trender

Los felices novios hicieron todos los recortes que consideraron necesarios del presupuesto de la boda para poder destinar más fondos a su futuro refugio de animales. Gastaron 150 dólares en 25 pizzas para la comida del evento, y el entretenimiento musical estuvo a cargo de un talentoso artista callejero de 17 años. En total emplearon 3.000 dólares para todos los gastos de su ceremonia.

Mientras reúnen el dinero necesario, están usando su propia casa como sede de su refugio para animales.

Gracias a la emotiva participación de los perritos, Sam y Reece lograron una ceremonia verdaderamente íntima y junto a todos sus seres queridos.

Te invitamos a compartir esta ceremonia tan emotiva con la mejor participación estelar de sus compañeros peludos.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!