Perro nada todos los días a través de un lago al campamento para hacer nuevos amigos

Un perro no tiene límites cuando de encontrar amigos se trata, inclusive si de nadar todo un lago de orilla a orilla se trata. Los perros son mascotas muy sociables. De hecho, no son pocas las razas a las que les fascina estar rodeados de gente e, incluso, de otros animales. Y es que, a los canes, al igual que a los seres humanos, les encanta tener amigos.

Thunder es un perro que ama nadar y hacer amigos

Perro nada todos los días a través de un lago para hacer amigos

Uno de los mejores ejemplos es Thunder, un perrito de 10 años de edad, conocido de Amanda Vermeer, una mujer que suele frecuentar un campamento atravesado por un lago ubicado frente a la residencia del can. Todos los días, Thunder nada como pez en el agua hacia allá con tal de hacer nuevas amistades.

Hace tanto tiempo que el perro hace lo mismo que, cada vez que ella o cualquier otra persona lo ven nadando dichoso en la distancia a través de las aguas, no se sorprenden ni se alarman. Eso es, simplemente, lo que Thunder ama hacer todos los días de su vida, al menos, desde que todos sus conocidos recuerdan.

No es poco lo que el amistoso perro recorre nadando para hacer nuevos amigos

Perro nada todos los días a través de un lago para hacer amigos

Es su rutina favorita y no importa cuánto intenten detenerlo. Él siempre encontrará la manera de hacer su voluntad y zambullirse de clavado en el lago, para nadar con la agilidad de un delfín hasta llegar a su campamento favorito. Y es que ¿Quién puede detener a un apasionado del agua?

“Realmente, nadar en el lago es su parte favorita. Creo que realmente disfruta paseando de un campamento a otro, saludando a toda la gente y viendo qué tan lejos puede llegar antes de que lo atrapen ”, dijo Vermeer.

Obviamente, por previsión, los vecinos, lugareños y campistas habituales tienen las coordenadas del responsable del animal. Siempre que Thunder se escapa de su casa le avisan para que esté alerta de que lo hizo de nuevo. Los sustos de las primeras veces ya fueron superados por su familia.

“Si su cuidador no recibe una llamada primero, cuando se da cuenta de que Thunder se ha ido de nuevo, se sube a su camioneta y patrulla alrededor del lago buscándolo. Normalmente lo encuentra en el sitio de acampado”, dijo Vermeer.

Muchas han sido las estrategias utilizadas por la familia de Thunder para evitar que se salga de la casa. Todas ellas, infructuosas, ya que, nadar y divertirse a sus anchas es lo que verdaderamente conforma el espíritu de este simpático y enérgico peludo.

Pero además de todo Thunder sabe cómo conseguir permiso y pedir disculpas por sus travesuras, con una tierna mirada y muchos lengüetazos le dice a papá: «Lo siento por preocuparte». Y no hay manera de resistirse a tanta dulzura.

Según su padre ha dicho a la propia Amanda, nunca le prohibirá hacer lo que más ama. Aunque esté preocupado por sus escapes a cada rato, solo se lamenta no poder enseñarle a nadar de regreso a casa.

Thunder, «el nadador», parece tener muy claro que su papá lo recogerá en el campamento al terminar su aventura del día . Es como si fuera un juego para él. Nada con energía a través del lago y luego calcula el tiempo que se tardan en llegar por él para hacer nuevos amigos.

Cruzar a través de las refrescantes aguas de este lago ha sido y es, definitivamente, el mayor placer para Thunder desde hace siete veranos atrás. Una lección de vida para todos los que tenemos un lomito en casa, nuestra misión debe ser antes que otra cosa dejarlos ser felices.