Perrito no puede creer que su vecino favorito está a salvo tras vencer al virus en el hospital

En los últimos meses, el confinamiento nos ha mantenido separado de nuestros seres queridos, pero en la medida en que el bloqueo se ha flexibilizado en algunos países los emotivos reencuentros han comenzado a suscitarse de los modos más hermosos.

Vídeos de hijos abrazando a sus padres o abuelos saludando a sus nietos están por todas las redes sociales pero quizás uno de los más conmovedores es el de Paul y Chris.

Este par de seres mantienen una relación bastante peculiar: Paul es un labrador doodle blanco y juguetón, mientras que Chris no es precisamente su dueño pero sí uno de sus mejores amigos.

El anciano es residente de Boston, Estados Unidos, y vive muy cerca de la familia de Paul; el hombre lo ha visto crecer desde que estaba cachorro y el animalito le guarda un gran cariño.

Paul suele saludar a su vecino y amigo especial cada vez que sus dueños lo sacan a dar un paseo por la zona, el anciano le retribuye su amor con muchos mimos.

Por ese motivo, desde que la pandemia llegó a Boston y Chris enfermó, Paul estuvo bastante deprimido.

El perrito no entendía por qué no podía salir como antes y tampoco sabía dónde estaba su amigo Chris a quien no veía en su lugar de encuentro para saludarlo y jugar un rato.

“Desde que Paul era un cachorro, se convirtió en el mejor amigo de nuestro vecino que lo espera todas las mañanas en Cumberland Farms con golosinas para perros”, escribió la familia del peludo.

El asunto no se trataba de una simple medida de aislamiento, el adulto mayor contrajo el virus mortal y se mantuvo internado en un hospital durante semanas.

Por lo general, Chris y Paul se veían en el local Cumberland Farms y siempre compartían algún aperitivo y momentos de felicidad, pero el anciano enfermó y libró una dura batalla de la cual resultó vencedor para protagonizar uno de los más emotivos encuentros.

“Al comienzo de la pandemia, nuestro vecino se enfermó y no lo hemos visto en meses. Esta mañana regresó y se reunieron”, describió la familia.

Cuando Paul vio a Chris su felicidad no cabía en el pecho y además de mover su colita, no pudo evitar ponerse en dos patas para saltar y besar a su gran amigo.

La escena quedó registrada por el dueño de Paul en un vídeo adorable que decidieron compartir en Instagram.

Chris se ha convertido en una persona especial no sólo para Paul, sino para todos los residentes del vecindario y más para los perritos. Este abuelito siempre se toma el tiempo para jugar con ellos y obsequiarles alguna golosina, así que con facilidad se ha hecho un gran amigo de muchos peluditos.

Es una alegría que este generoso hombre se haya salvado y ahora tiene muchos años más para consentir a su amigo, comparte esta bella historia y enamora a tus amigos con el hermoso reencuentro.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!