Perro solitario guía a los rescatistas a la puerta de su edificio para que lean el triste cartel

Bruno es un hermoso cachorro que fue abandonado, pero que afortunadamente su destino cambió cuando Lujan Videla y su novio caminaban cerca de su casa en Argentina y lo vieron por primera vez parado solo en una esquina.

Enlaces patrocinados

«Estaba tan solo y desorientado. Le dije a mi novio que se quedara con él y que esperara a ver si aparecía su dueño”, dijo Lujan.

Pero nadie vino y después de un tiempo, Bruno comenzó a caminar conduciendo a la pareja hasta la puerta de un edificio.

«Lo seguimos y notamos que quería entrar al edificio», dijo Lujan.

Cuando llegaron se encontraron con un letrero que estaba justo en la puerta de entrada.

«No dejar entrar al perro», decía el cartel.

La pareja habló con uno de los vecinos del edificio, quien le dijo que hasta hace poco Bruno había vivido allí con un hombre mayor. Todos piensan que el hombre pudo haber fallecido o que se vio obligado a mudarse repentinamente.

Enlaces patrocinados

La soledad de Bruno ya tenía una explicación, aunque un poco confusa. Bruno se encontró solo sin hogar y parece que no lo había entendido.

«Bruno estaba tan triste. Estaba desesperado por entrar», agregó Lujan.

Algunos residentes se compadecieron del pobre cachorro y comenzaron a alimentarlo en el frente, pero Bruno estaba tan decidido a ingresar al edificio que la gerencia hizo el letrero para que nadie lo dejara entrar.

«Esta situación hace que te des cuenta de lo indiferente que puede ser la gente», dijo Lujan.

La pareja decidió ayudar a este pobre cachorro que inesperadamente se había quedado en la calle.

Enlaces patrocinados

Después de llevarse a Bruno a casa con ellos, Lujan y su novio corrieron la voz sobre él, por si acaso su antiguo dueño o la familia del hombre intentaban encontrarlo. Pero fue en vano.

Durante los primeros días, después de que terminó su desesperada vigilia en la puerta del edificio donde vivía el cachorro pareció asimilar la realidad de su pérdida.

Pero por suerte las cosas para Bruno mejoraron muy pronto. Rodeado por el amor y el cuidado de sus rescatadores el corazón roto de Bruno comenzó a sanar.

“Pasaron los días y su rostro cambió. Comenzó a ser feliz”, dijo Lujan.

Lujan y su novio tenían varios perros de rescate en casa y no pudieron adoptar a Bruno, pero hicieron lo mejor que podía hacer y le encontraron un hogar para siempre.

Enlaces patrocinados

«Fue adoptado por una persona muy confiable que vive al otro lado de la calle de donde vivo. Salimos a caminar juntos. Bruno está muy feliz”, agregó Lujan.

Lujan reveló que todavía le molesta el hecho de que la administración del edificio no haya hecho nada para ayudar a Bruno.

«Algunas personas no se dan cuenta de que son seres vivos que sienten lo mismo que nosotros. Ahora Bruno es un cachorro con una nueva vida y es muy feliz”, dijo Lujan.

Ella espera que su experiencia inspire a otros a que tengan más compasión por cachorros que pasan una situación como la de Bruno.

Ayudemos a Lujan a transmitir su valioso mensaje compartiendo esta emotiva historia.

Enlaces patrocinados
¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!