Vacunados, alimentados y acariciados– Los perros callejeros viven felices gracias al país entero

Vivir en un planeta donde los perritos sin hogar deambulen libres y felices sin que las calles supongan una amenaza grave para su vida, donde el hambre, el frío, la soledad y las enfermedades sean algo totalmente desconocido para ellos porque jamás lo hayan vivido… Parece un sueño imposible, pero no es así.

Ese paraíso existe en este mundo y se llama Turquía.

Parece increíble que ese sueño de todo amante de los animales, lejos de todos los casos de malos tratos a los que son sujetos los perritos callejeros en la actualidad, sí exista desde hace algunos años en ese país.

Gracias a que algunos turistas que han visitado la capital turca, Estambul, han dado fiel testimonio de esta grandiosa verdad, se ha podido conocer la calidad de vida que llevan los perros callejeros, así como los gestos de algunas almas bondadosas que no pasan de largo cuando ven a un animalito necesitado.

Como sucedió hace poco cuando una mujer se desprendió de su bufanda para cobijar a un perrito de la calle que temblaba de frío.

El brillante pelaje de algunos de esos perritos y la buena salud de la que gozan es la que incluso muchos perritos que tienen un hogar merecerían tener.

Una turista reveló su experiencia que fue compartida esta semana por la página de Facebook Por Amor a un Callejero, y desde entonces ha dado la vuelta al mundo.

«Desde los primeros días que llegamos a este país me llamó mucho la atención ver que los perros traían una especie de identificación plástica en la oreja (como en la fotografía) y que se paseaban en la calle como si estuvieran en su casa», empieza el relato de la joven.

«Nos explicaron que cuando el gobierno detecta a un perro callejero, no los encierran en perreras sino que los recogen para revisar su salud, los curan si están enfermos, los vacunan y los esterilizan. Después los regresan donde fueron hallados con esa «identificación» para darle seguimiento a su salud«, continúa el relato.

También contó cómo los perritos son alimentados por los vecinos, y les permiten vivir en los alrededores de sus casas, en las afueras de un local o un restaurante sin que sea molestia para nadie.

«Lucen sanos y fuertes y se dejan acariciar sin que teman por su seguridad y su vida», contó la joven.

Y este vídeo da fe de cómo de felices viven los perros en las calles:

«Me puse a investigar cómo es que llegaron a esta práctica, y resulta que anteriormente levantaban a los perros para sacrificarlos, pero la ciudadanía se unió y PROTESTÓ, y el resultado fue este acuerdo en el que los perritos callejeros vivan, además de sanos y cuidados por el gobierno, alimentados y amados por la población».

«Todos en conjunto les devolvieron la dignidad. ¿No es esto una maravilla? Cultura, educación, valores, y amor. Sólo aquél que lo recibió puede devolverlo«, escribió la turista.

Otro vídeo demuestra el momento en que almas bondadosas los refugian en un centro comercial con mantas para protegerlos de las noches frías. ¡Es admirable!

«Señores, debemos replicar esto en nuestros países. Empecemos la tarea nosotros ayudando y defendiendo a estos inocentes. Dejemos de envenenarlos o repudiarlos por ser callejeros, y mucho mejor aún, dejemos de COMPRAR animales, existiendo tantos sin hogar, comprar es absurdo», concluye el testimonio de esta chica.

¡No te vayas sin compartir esta grandiosa noticia con tus amigos para inspirar a otros países a hacer lo mismo! Todos los perritos de la calle merecen una vida así.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!