Perros querían conocer a su nuevo hermanito y esperaron pacientemente 9 largos meses

Los perros son por mucho el mejor amigo que se puede tener en la vida. Y es que su compañía y amistad es incondicional; pueden sortear cualquier prueba y son capaces de aguardar pacientemente la llegada de un nuevo integrante de su familia.

Los perros veían con amor cómo crecía la barriga de mamá

Perros

Esto fue lo que demostró una dupla de hermosos perritos raza weimaraner. Se trata de Brego y Nami, quienes han compartido cada momento importante en la vida de sus padres humanos, desde el día de su boda hasta la llegada de su primer hermanito.

Poco tiempo después de haberse casado, esta pareja residente de Barcelona, España, encargó a la cigüeña a su primer bebé. Lo amaron desde el primer momento y lo esperaron pacientemente, como también lo hicieron sus cariñosos perritos.

Brego y Nami siguieron cada mes de crecimiento del bebé junto a su mamá humana

Para que su hermanito en formación siempre se sintiera amado y protegido, Brego y Nami se aseguraron de cubrir de los besos más puros la barriga de su mamá y también de darle abrigo protegiéndolo con su suave pelaje.

Los meses pasaron y la pancita de mamá seguía creciendo hasta que el gran día llegó. Por fin nació su hermoso hermanito, pesando poco más de dos kilogramos de pura ternura. El pequeño estaba listo para ir a casa, pero su familia se aseguró de que Brego y Nami lo recibieran de la manera más segura posible.

Antes de conocerse, la pareja familiarizó a sus perritos con el olor de su bebé a través de una manta que habían traído del hospital. Brego y Nami olfatearon e identificaron el aroma de su hermano, acostumbrándose inmediatamente a él.

Tan pronto como lo tuvieron a su lado, los perros se convirtieron en su mejor manta, almohada y soporte; estando siempre listos para cuidarlo.

De inmediato surgió su amistad

“Su vínculo comenzó la primera vez que se conocieron. Nuestro pequeño está ansioso por conocer y acariciar a Brego y Nami con su diminuto cuerpo de 2,400 kg, latiendo al máximo ¡de amor!”, narró la feliz madre en el momento del dulce encuentro.


A partir de ese momento, Brego, Nami y el pequeño se hicieron inseparables. El bebé fue creciendo arropado de sus caninos, dando sus primeros pasos y aventuras a su lado.

Amó jugar con su dúo de perros desde el primer momento

Cuando el pequeño pudo sentarse y comer alimentos, Brego y Nami estuvieron con él, para ser sus catadores personales de cada una de sus comidas, especialmente de aquellas que no le agradaban y de las que con gusto se deshacían.

Pero esta feliz familia se complementaría con la llegada de un nuevo miembro. Esta vez se trata de una bebé niña y, otra vez, los perritos aguardaron paciente y ansiosamente el nacimiento de su hermanita.

Ahora son una parejita de niños, y una de perros, las que conforman esta increíble familia. Cada día que pasa viven una nueva aventura como hermanitos y son testigos, unos de los otros, de su crecimiento físico y espiritual.

“¡Creciendo juntos! A veces es inevitable pensar en el futuro, me encanta verlos crecer como equipo, niños y perros, y no puedo evitar sentirme un poco triste porque algún día Brego dejará esta aventura, y en orden de edad natural Nami después de él. Sé que es inevitable, es natural y sucederá. Muchos recuerdos serán su tesoro y el objetivo principal de este espacio es capturarlos. ¡Por más años de aventuras juntos!”, señaló la mamá.

Son los perros más protectores

Aunque Brego ya tiene 10 años de edad y Nami le sigue en años, sin duda, no hay nada más importante para estos perros que vivir cada instante al lado de los hermanitos que tanto esperaron.

La vida es breve y la mejor manera de disfrutarla es conviviendo con seres tan amorosos como estos perritos. ¡No dejes de abrir tu corazón y las puertas de tu hogar a los animales!

Más noticias sobre: