Llegaron jadeantes al hospital persiguiendo a la ambulancia que se llevó a su dueño sin hogar

El pasado miércoles, un hombre llamado Luiz fue internado de emergencia en el hospital Santa Casa, ubicado en la ciudad de Cianorte, Brasil, esto después de haber sufrido un ataque cardiovascular. Aunque el hombre no tenía un hogar, él no estaba completamente solo, pues sus seis mejores amigos estuvieron junto a él en este momento de necesidad y se rehusaron a apartarse de su lado.

La ambulancia se llevó de emergencia a Luiz hasta el hospital más cercano de la zona

Los trabajadores del hospital se dieron cuenta de cuanto amaban los perritos a su dueño cuando los vieron llegar al hospital agitados y jadeantes, pues habían estado persiguiendo sin parar la ambulancia que se había llevado a su dueño y una vez que llegaron al lugar no tardaron en convertir la entrada de las emergencias en su nuevo hogar.

Los voluntarios del Amigos de Patas Cianorte, una organización no gubernamental enfocada en ayudar a los animales, fueron llamados al lugar de los hechos, para que se encargaran de los errantes perros.

Casi al mismo tiempo que la ambulancia sus perros llegaron detrás.

Los voluntarios se encargaron de alimentar a los canes y les tomaron unas fotos, mientras los leales perros estuvieron en vela la noche entera, esperando el regreso de su dueño, sano y salvo.

Luiz y sus perros son vistos usualmente por las calles de Cianorte, donde el hombre ha vivido por al menos 20 años y aunque ha habido intentos por varias familias de encontrarle un hogar al dueño de los perros, él siempre termina rechazando las ofertas para compartir las calles con su manada de amigos.

El hombre ya era conocido por las calles de Cianorte.

“Él vive con sus compinches y los trata muy bien, compartiendo absolutamente todo con ellos”, escribió en una publicación de Facebook Amigos de Patas Cianorte. “Esa noche, él sufrió un derrame y sus peludos amigos lo acompañaron y se quedaron llorando a las afueras del hospital. Allí siguen ellos en vigilia”, añadió el grupo en su publicación.

Día y noche los perros aguardaron a las afueras del hospital.

Para la mañana siguiente, Luiz ya estaba estable y listo para ser dado de alta bajo el cuidado de su hermano, sin embargo y como mencionaron las personas de Amigos de Patas Cianorte, el reencuentro con sus perritos tendría que esperar un poco. De hecho, tuvieron que sacarlo del hospital por otra puerta en la que no esperaran los perros.

Ni por un instante pensaron en irse hasta ver a su dueño sano y salvo

Amigos de Patas Cianorte

“Los perros estaban desesperados”, comentó Simone Ziliane, uno de los volutanrios de la organización. “El jueves por la mañana, cuando el hombre fue puesto de alta y se fue con su hermano por la otra puerta, los perros permanecieron en la entrada de la emergencia”, agregó Ziliane.

“Uno de los voluntarios de la ONG tuvo que buscar a Luiz en la casa de su hermano para que fuera hasta donde estaba los perros, esa fue la única manera de hacer que los perros se fueran del lugar”, dijo Ziliane.

Luiz y sus perros por fin se reencontraron y sus amigos probaron que ni por un segundo en su mente hubo rastro de duda, ellos sabían que su humano se recuperaría y piensan apoyarlo sin importar lo que pase.

¡Te invitamos a compartir esta historia con otras personas para que conozcan esta tierna historia que demuestra que el amor de nuestras mascotas hacia nosotros es infinito y para ellos no existe un obstáculo insuperable a la hora de demostrarnos su apoyo!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!