Aplastan con bloques y prenden fuego a estos huevos amenazados durante una fiesta sin control

Muy cierto es el dicho que reza “tu libertad termina donde empieza la libertad de otro”, pero parece que son pocas las personas que están dispuestas a acatarlo pues los actos insensatos de muchos están acabando diariamente con el Planeta.

En esta ocasión un grupo de bañistas despertaron la ira de los locales y proteccionistas de Chuburná Puerto, en México, después de que una noche de fiesta acabara con la vida de cientos de tortugas carey.

Estas tortuguitas están en peligro de extinción. 

Cintas amarillas en plena playa advertían sobre el espacio protegido en el que las tortugas ponen sus huevos pero esto poco parece haberles importado.

La Dirección de Ecología de Progreso  utiliza la cinta para delimitar el territorio de este campamento tortuguero porque se trata de una especie protegida y en peligro de extinción.

Los bañistas no respetaron las cintas.

En la zona diferentes organizaciones y grupos proteccionistas trabajan arduamente por salvaguardar esta especie por eso lamentan y repudian lo ocurrido en la playa.

Aunque México aún atraviesa por la cuarentena a causa del coronavirus, los bañistas rompieron el confinamiento para además llevar a cabo un delito ambiental.

No hubo pandemia ni advertencia que valiera para los presuntos temporadistas.

El hecho ocurrió la noche del pasado domingo 19 de julio y los proteccionistas se dieron de cuenta de la tragedia el lunes por la mañana, cuando realizaban su primera ronda alrededor del sitio de anidación.

De inmediato los locales llamaron a las autoridades y representantes del Departamento Federal de protección de la vida silvestre acudieron al lugar.

Las tortugas carey normalmente ponen en grupos de tres a cuatro huevos.

Lamentablemente ya era muy tarde para hacer algo y unos 200 huevos de tortuga fueron destruidos. Los temporadistas los aplastaron con bloques de concreto, mientras que otros fueron calcinados con el fuego de las fogatas que encendieron en la zona.

Otros huevos fueron simplemente pisoteados, lo cual deja al descubierto la mala voluntad que tuvieron las personas que cometieron el delito.

Bloques con los cuales destruyeron los huevos.

No se trata de ningún accidente, todos saben de la presencia de estos huevos en la playa y existía una cinta de seguridad que advertía sobre el acceso restringido a este lugar. Lo que estas personas cometieron no puede menos que catalogarse como un atentado contra la especia. 

Las autoridades hicieron el levantamiento de algunos huevos a los cuales se buscará salvar mediante incubación artificial pero es poco probable que logren salvarse.

Los temporadistas dejaron su basura en toda la playa.

Las tortugas carey anidan a un nivel poco profundo, aproximadamente a unos 50cm, así que es fácil encontrar los huevos con sólo escavar un poco en la superficie.

Los lugareños están haciendo presión sobre los entes competentes para que tomen mayores medidas de vigilancia en el sector y eviten que otro atentado como este ocurra contra la especie.

Restos de cenizas producto de la fogata que hicieron las personas en la playa.

Las tortugas carey también se ven afectadas por la caza inescrupulosa de aquellos que deciden venderlos para consumo humano. Algunas personas consideran que estos huevos tienen un alto nivel nutricional pero se les olvida que hablamos de animales protegidos y en peligros de extinción.

Basta de actos inescrupulosos como estos, la gente debe ser más sensata y dejar de destruir al Planeta. Comparte esta noticia y muestra tu rechazo contra este crimen.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!