Una pitbull corre a rescatar a un pajarito caído del nido y lo adopta como si fuera su hijo

Nadie puede negar que los animales, como los perros o hasta un pajarito, tienen instintos de supervivencia que los lleva a ser un poco violentos, pues por naturaleza ellos recurren a la cacería para lograr alimentarse.

Sin embargo, muchas criaturas al ser domesticadas dejan de lado cualquier chispa de maldad y se comportan como verdaderos angelitos protectores. Uno caso ejemplar es el de esta perrita llamada Pepper.

Nadie se imaginaría lo tierna que puede llegar a ser esta amiguita.

La bella Pepper es una terrier mezclada con pitbull que vive junto a su dueña Elisha Jamieson y demás miembros de su familia, en una casa en la parroquia de Hook en Hampshire (Reino Unido).

Pero la más grande cualidad de esta peluda no tiene nada que ver con su físico sino con su corazón, del cual puede hacer alarde. 

Vencindario en el que vive la dulce Pepper.

Resulta que Pepper es la más compasiva de su familia y al ver a un indefenso animalito en problemas no pudo quedarse de patitas cruzadas.

Se trataba de un pequeño polluelo que se había caído del nido y estaba en peligro latente, lejos de la protección de su mami.

El ave era una cría de gorrión.

El nido de los pajaritos estaba instalado en el patia de la residencia en la que también viven gatos, así que la perrita intuyó de inmediato lo riesgoso que era para el indefenso polluelo estar tirado en el suelo sin ninguna protección aparente.

Cualquier felino podía quererla como lunch.

En aras de salvarlo, Pepper tomó a la criatura entre su hocico y la llevó a un lugar seguro. La familia de la perrita no podía creer lo que estaban viendo, les parecía surreal la escena pues la canina en ningún momento lastimó o apretó demasiado al ave.

Su única intención era rescatarla.

Aunque ese instinto maternal es característico de esta mestiza, sus dueños no pudieron pasar desapercibido su hermoso gesto.

“Pepper siempre ha sido muy maternal, y se desvivió por ayudar a este polluelo, llevándolo a la casa y asegurándose de que nuestros gatos no le pusieran las garras encima. El veterinario nos dijo que el pájaro habría muerto casi con toda seguridad si no hubiera sido por Pepper. Es una pequeña estrella ”, dijo Elisha Jamieson.

El acto de heroísmo de esta perrita no podía pasar desapercibido, así que su mamita relató la experiencia en redes sociales.

Después de haber llevado al pajarito al veterinario, este fue remitido a un refugio de aves y desde allí podrá encontrar una nueva vida.

Nuestra querida pitbull extrañará a su compañerito pajarito pero era lo mejor para el avepajarito

Por su parte, Pepper tiene la satisfacción de haber hecho lo correcto y su familia no deja de consentirla por su gran espíritu materno. Esperemos pronto podrán llegar a sus hijitos de la vida real y en caso de que no, seguro la perrita encontrará alguna criatura más a quien adopte.

Nuestros amigos los peludos no nos dejan de sorprender con sus virtudes, envíale a este perrita el reconocimiento que merece.