Podría morir pero recorre la ciudad entera alimentado 200 callejeritos que todos rechazan

En todo el mundo hay hasta 300 millones de perros callejeros; solo en la India hay 30 millones. Estos cánidos sin hogar suelen entrar en conflicto con las personas y, en ese país asiático, en particular, plantean un problema de salud pública como portadores de la rabia, un virus letal que mata a hasta 20 mil almas.

Sin embargo y, a pesar de todo ello, aunado a las diferentes aristas que nos platea esta cruel pandemia, existen personas que, a pesar del contexto, siempre están dispuestas para tender una mano a los más desposeídos, aun en detrimento de su propia necesidad.

Tal es el caso de Ranjeet Nath, un hombre nacido en la ciudad de Maharashtra, India. Durante largo tiempo, se ha dedicado a brindar afecto a casi 200 perros callejeros, sin importarle que eso le pueda representar un riesgo sanitario.

“No dejaré este trabajo mientras esté vivo, me hace feliz”, dijo Ranjeet Nath.

Sin embargo, la encomiable labor de este hombre extraordinariamente solidario y humano generó cierta dicotomía entre los usuarios de las redes sociales. Mientras algunos celebraban su ayuda, otros no estuvieron de acuerdo con alimentar a animales callejeros.

Ranjeet se ocupa los miércoles, viernes y domingos, en preparar y tener listo el alimento. No es una tarea sencilla, pero él sabe dar el lugar correcto a quien más corresponda. Asegura que los ve como si fueran sus hijos.

Prepara unos 40 kilos de biryarni, plato típico a base arroz de su país y de otras naciones vecinas como Pakistán. Luego de terminar la cocción del maná de los dioses para los perritos agradecidos, recorre gran parte de la ciudad en su bicicleta, para llenarles la pancita a la gran cantidad de peludos que encuentra.

“Tengo de 10 a 12 lugares fijos (…) En el momento en el que los peritos me ven llegar, corren emocionados hacia mí”, añadió.

Además, agregó que, no solo se ocupa de los perros, sino también de los felinos. Según dice Ranjeet, hay menos carne y más huesos en el biyarni de pollo. Consigue la parte huesuda del ave a un precio más económico, lo que lo ayuda a alimentar a más perros cada vez. Un tipo fuera de serie, sin lugar a dudas.

A pesar de las críticas de quienes no creen que sea buena idea alimentar a estas criaturas desamparadas con pollo, así como de los que no toleran a los animales en situación de calle, Rajeet no cesa en su empeño de tratar de mejorar la vida de estos seres extraordinarios, dejados a su suerte sin ninguna justificación creíble.

Comparte esta historia. Lo cierto es que, este hombre se ha decidido a seguir siendo el paladín de los que más carencias tienen, a través de su gesto solidario, que invade de amor las calles de la India.