Un pony sube a la habitación de un hospital para reunirse con un niño muy especial

Los hospitales son lugares sombríos. A muchas personas no les gustan y es fácil saber por qué. Para los niños, los hospitales pueden ser aún más aterradores. Así que puedes imaginar que no habría nada peor que pasar tu cumpleaños en una sala de hospital.

Desafortunadamente, esa fue la realidad este año para Nate Williams, residente en Birmingham, Reino Unido. Sin embargo, sus padres querían asegurarse de que aún era un cumpleaños para recordar, así que decidieron darle una sorpresa difícil de igualar.

Nate tiene una difícil condición y pasa mucho tiempo en el hospital

Los padres de Nate decidieron invitar a Olaf al cumpleaños del chiquillo. Pero… ¿quién es Olaf? ¿Quizás un familiar, o un buen amigo, o un vecino de juegos…? Pues no, no es nada de eso… Olaf es nada más y nada menos que un pony de terapia que ha estado junto al niño durante varios años.

Olaf el pony subió pacientemente el elevador a la sala de Nate y lo sorprendió llevando un cuerno de unicornio. Olaf realmente ayudó a que el séptimo cumpleaños de Nate fuera realmente especial, convirtiéndolo en un día mágico que el niño y su familia recordarán para siempre.

Olaf llegó por sorpresa al hospital

Nate ha estado entrando y saliendo del hospital desde su nacimiento prematuro, con una condición sumamente limitante que no está del todo diagnosticada. La enfermedad afecta su corazón, pulmones e intestino. También sufre una rara condición llamada síndrome de Klinefelter.

Joanne Williams, la madre de Nate, estaba muy contenta al ver la magnífica actitud que tomó el personal del hospital. Estas personas no solo habían estado cuidando a Nate, también se involucraron en la organización de su sorpresa de cumpleaños.

El niño ha estado junto al pony desde que tenía seis meses de edad

Olaf es el pony de Nate, pero Joanne no esperaba que lo dejaran entrar a la sala del hospital. La logística simplemente parecía demasiado complicada. Fue increíble para Nate ver a su buen amigo junto a él en ese día especial, realmente le robó una sonrisa.

No es para menos, Olaf y Nate tienen un vínculo muy especial. Cuando llegó el momento de decir adiós, el niño se despidió con un tierno “Te amo, Olaf” que dejó a todos los presentes emocionados.

Nate está luchando duro y este increíble regalo de cumpleaños seguramente le habrá dado fuerza para reponerse.

Nate tuvo un cumpleaños que siempre recordará

¿Y tú? ¿Qué opinas de esta singular sorpresa? Si te gustó, la mejor manera que tienes de demostrarlo es compartiendo esta nota en tus redes sociales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!