Por azar del destino, una pareja encontró sin querer a un perrito que llevaba 11 días perdido

Los paseos al aire libre son agradables y producen mucho bienestar a las personas. Pero cuando, sin esperarlo, encontramos a un ser vivo y podemos prestarle alguna ayuda, es doblemente satisfactorio. Esto sintió una pareja de excursionistas que están convencidos de que «las estrellas se alinearon» después de tropezar accidentalmente con una hermosa criatura peluda que se había perdido.

A Kelly McDuffie y Danny Hartung les encanta pasear y disfrutar de la naturaleza, siempre que pueden se dan una escapada para disfrutar de ella.

En su última salida fueron al Parque Nacional Shenandoah en Virginia, tomaron un camino distinto al que solían. El calor era insostenible y en el fondo deseaban haber seguido como inicialmente pensaron, es decir en dirección a la cascada.

La pareja no sabía por qué cambiaron de camino

«Había dicho, ‘Oh, desearía que tuviéramos un poco de agua para mojar nuestros pañuelos para refrescarnos’, algo sarcástico porque quería la caminata en la cascada», comentó McDuffie.

Increíblemente, a los pocos minutos de haber dicho eso, empezaron a escuchar el sonido del agua alrededor.

El destino les tenía deparada una gran sorpresa

«Fue sorprendente porque hasta ahora no había habido agua en los casi tres mil quinientos metros de la caminata», añadió McDuffie.

Encontraron allí unas plantas de moras y no dudaron en acercarse para saborear la fresca fruta. Estaban muy animados comiendo las ricas bayas cuando de pronto, dentro de los arbustos miraron algo que se movía.

Se acercaron y se dieron cuenta de que se trataba de un perro, un golden retriever. Recordaron que habían visto en el camino varios volantes donde aparecía la foto de Max, un perrito que llevaba unos once días desaparecido.

El animalito había perdido peso y estaba lesionado, no podía caminar bien. Llamaron a los guardabosques para que los ayudaran a sacar al animalito.

Kelly y Danny estaban felices de haber encontrado a Max, quien estaba muy nervioso y empezó a gruñir.

Esto asustó a Kelly, que ella de por si le tenía un poco de miedo a los perros, pero no quería dejarlo allí. Así que empezó a darle algo de comida de la que llevaba consigo y un poco de agua, y el adorable Max se sintió en confianza y se tranquilizó.

La ayuda llegó con una camilla, y pudieron sacar al animal, el agradecido Max estaba contento.

Los familiares del can al saber de su rescate fueron a su encuentro, lo llevaron al veterinario. Afortunadamente solo estaba débil y fatigado, con una ligera fiebre, pero nada grave.

Max estaba feliz de ser rescatado finalmente

Pronto estuvo bien, descansando bajo el cuidado de su amorosa familia. Los padres de Max quisieron retribuir a los excursionistas, pero ellos no aceptaron.

McDuffie comentó en su cuenta de Facebook que de no haber sido por la fuente de agua y las moras no habrían podido encontrar al perrito.

«Todo estuvo en su lugar ese día … las estrellas se alinearon», dijo McDuffie.

Max ha vuelto a ser feliz

La buena fortuna se confabuló en beneficio del hermoso cachorrito, ahora ya está seguro y feliz junto a los suyos.

Comparte esta hermosa historia con todos tus amigos, y cuida mucho a tu mascota.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!