Niño abandona a su caimán en una tienda de mascotas tras ser amenazado por el dependiente

No existe nada tan conmovedor como la inocencia de un niño, cuando además va acompañado de un amor incondicional hacia los animales.

Ambos son seres fascinantes sin maldad, capaces de ver más allá de todos los prejuicios hacia determinadas especies de animales “peligrosos” o amenazados.

Un pequeño es capaz de profesar un tierno amor hacia cualquier animal sin importar su tamaño o especie

niño

Eso fue lo que precisamente demostró un niño de sólo 10 años de edad en Campo Grande, Brasil.

Su gran sentido de amor hacia los animales y de responsabilidad, se evidenció después de acudir lleno de preocupación a una tienda de mascotas, para que su amado animalito pudiera recibir la ayuda que tanto necesitaba.

Fue el encargado de la tienda, Carlos Eduardo Ribeiro, quien quedó sorprendido con la repentina visita de un niño tan pequeño, sobre todo por su extraña súplica.

El pequeño niño pedía ayuda desesperada porque su «mascota» no quería comer

niño

El niño inocente únicamente buscaba que el dependiente del lugar le brindara a su amado animalito una medicina para que recuperara su apetito y su salud no peligrara.

Pero, extrañamente, por alguna razón particular, se negaba a revelar qué clase de ser vivo estaba cuidando.

«Le pregunté si era un perro o un gatito, pero él se mostró reacio a decir qué era. Después de que se fue y regresó a la tienda de mascotas, me asusté con lo que llevaba», dijo el empleado de la tienda.

El dependiente quedó helado al descubrir lo que había dentro de la caja

Después de que el niño pidiera la medicina sin decir cuál era la especie, se fue a su casa y después de 30 minutos regresó con una caja de zapatos misteriosa donde el animalito permanecía tranquilo adentro.

«Cuando lo abrí y vi al caimán, me asusté. Medía unos 25 centímetros de largo y nunca había visto un animal así en persona. Le dije al niño firmemente que no podía criarlo en casa y también le advertí que llamaría a la policía ambiental por su acto», recuerda el trabajador.

El misterioso animalito que no quería comer era nada menos que un caimán

Cualquier adulto tiene claro que un caimán no es precisamente un animal adecuado para que un niño cuide como su mascotita.

Pero es que, para el corazón y la mente inocente de este pequeño, esa criatura era su mejor amigo.

Lo triste es que el empleado fue bastante duro con el niño, y lo único que logró fue alarmarlo mucho, por lo que terminó huyendo sin el animalito, sin dejar rastro alguno, y sin poder ser identificado en la zona, al igual que sus padres.

En los alrededores, hay un lago y también un arroyo, se sospecha que el animal pudo haber sido recogido de allí por el pequeño.

Definitivamente, no era una mascota común

Pese a todo, miles de internautas alrededor del mundo han aplaudido el proceder de este pequeño que actuó sin maldad, ya que simplemente quiso cuidar del caimán. Y su única preocupación era que comiera.

En el vídeo a continuación, compartido por un usuario de Facebook, Sam García, se puede ver al particular animalito dejado en la caja por el menor, cuando éste huyó asustado tras sentirse amenazado por el dependiente de la tienda.

Fue un acto muy noble

“Qué niño tan inteligente, cuando vio que no podía por sí solo, buscó a alguien que tiene el conocimiento para ayudar al animal, eso es amor de verdad”, comentó un internauta.

Tal como el empleado había advertido al niño, se comunicó con la Policía Militar Ambiental (PMA) y el caimán fue enviado al Centro de Rehabilitación de Animales Salvajes de la capital.

Esperamos que muy pronto pueda ser devuelto a su hogar y que nunca olvide a su mejor amiguito humano.

Aprendamos de los niños su inocencia, su ternura y su profundo amor hacia los animales. ¿Crees que el dependiente hizo lo correcto? Déjanoslo saber en los comentarios.