Queda devastada después de que su perro desaparecido fue sacrificado por error el día de Navidad

Cuando la gente que no ha tenido perro ve a sus amigos que tienen uno llorar por su pérdida, normalmente piensan que están exagerando un poco, ya que “solo es un perro”. Sin embargo, solo quienes los amamos con el corazón sabemos que esto no es así.

Y esto también lo sabe muy bien Mónica López, una mujer que hoy sufre desconsolada por el injusto sacrificio de su querida mascota, Dada. Todo sucedió a manos de la Oficina de Control de Animales del Condado de Champaign, Illinois, Estados Unidos, en plena víspera de Navidad.

López dijo que su perro de raza pitbull se escapó de casa el viernes 18 de diciembre. Seguidamente, una persona lo encontró y lo entregó al Control de Animales. Después de buscar por todas partes a Dada, López afirmó que en la oficina le dijeron que no tenían un ejemplar que coincidiera con las características de Dada.

La mujer que encontró y entregó al perro en la oficina del Control de Animales llamó a Mónica el 22 de diciembre. Le aseguró que había entregado a Dada el mismo día de su desaparición. Al cotejar una foto del perro enviada por teléfono móvil, las autoridades confirmaron a López que Dada se encontraba efectivamente en el refugio, a salvo.

La próxima oportunidad para conseguir a Dada sería el 28 de diciembre. Desgraciadamente, la ejecutiva del condado de Champaign, Darlene Kloeppel, quien supervisa el Control de Animales, confirmó que Dada fue sacrificado cuatro días antes, el 24 de diciembre.

En un comunicado emitido, Kloeppel explicó con más detalle lo sucedido. Aseveró que, según las leyes del condado, el animal podría ser retenido durante cuatro días adicionales después de determinar que la instalación de incautación que tenía Dada, permitiría recoger al perro ese lunes.

Sin embargo, la persona que sacrificó al perro pasó por alto ese cambio de último minuto y aplicó la eutanasia al canino. Kloeppel añadió que el perro estuvo bajo control de animales más de los cinco días que los funcionarios debían mantenerlo y se convirtió en propiedad del condado.

“Afortunadamente, los errores de este tipo son raros. Si bien los días festivos y las vacaciones del personal hicieron que esta circunstancia fuera única, se han implementado pasos adicionales en los procedimientos de control de animales para evitar brechas similares en la comunicación en el futuro”, aseguró la funcionaria.

Ahora, se cuentan por cientos las llamadas y correos electrónicos por parte de las personas indignadas hacia el personal de Control de Animales, incluso desde lugares tan lejanos como Canadá, desde que el caso se publicó en las redes sociales. Desde la oficina aseguran estar muy abatidos con la situación.

“Les pediría a los miembros del público que lo están haciendo que se detengan. El personal de Control Animal está muy consternado por este error y ha ofrecido sus más sinceras condolencias a esta familia por la pérdida de su mascota. El perro será incinerado y las cenizas devueltas a su cuidadora”, añadió Kloeppel.

Mónica aseguró que se encuentra en estado de gestación, y que, a pesar del inmenso dolor que la embarga por la absurda pérdida de Dada, se lo está tomando todo con calma, para no estresarse y poner en riesgo a su futuro bebé. Sabe que, de una u otra forma, su perro obtendrá justicia, aunque ya nada lo hará regresar a sus brazos.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Este tipo de errores no deben seguir ocurriendo. No hace falta decir lo mucho que echan de menos las personas a sus perros cuando éstos no están con ellas, y peor aún cuando ese destino fatal se pudo haber evitado.