Recluso se despide del cachorro que crió en su celda y su nuevo amo recibe una carta especial

Hay un programa muy especial de adiestramiento de perros en SCI Chester, un recinto que forma parte del Departamento de Correcciones de Pennsylvania.

Los resultados de este proyecto realmente están transformando la vida de los prisioneros, los perros y de sus futuros amos.

Para estos internos, ser aceptados en el programa de entrenamiento de perros de rescate WAG es un completo privilegio.

Larry es uno de los reclusos involucrados con este programa

Si se convierten en parte del programa, estos hombres terminan viviendo en las celdas de la cárcel con su perro asignado y un compañero de prisión, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Estos dulces cachorros duermen en las celdas de los reclusos, lo que significa que se convierten en su completa responsabilidad. Hay un fuerte enfoque en la capacitación individualizada.

Los perros duermen en la celda con los reclusos. Son su entera responsabilidad

Durante este proceso, los internos tienen la tarea de enseñarle a los perros las reglas y los trucos básicos para que resulten ser unas mascotas educadas.

Sin embargo, este programa no solo hace feliz la vida de los reclusos, también brinda más oportunidades a las mascotas, pues los perritos que entrenan en el plantel provienen de refugios.

Mira aquí este formidable programa que ayuda a cambiar la vida de hombres y mascotas

Al ser liberadas las jaulas de los refugios de mascotas, es posible rescatar a más animales en estado de abandono y brindarle el derecho de tener el hogar que siempre soñaron.

Muchos de estos perros de refugio estuvieron a punto de recibir la eutanasia, pero ahora están vivos y sanos debido a estos buenos hombres, que de verdad querían ayudar.

Larry está convencido de que entrenar a estos perros ha cambiado su vida por completo

«El perro es un reflejo de lo que les enseñamos», dijo Larry, uno de los reclusos, durante su entrevista. «Entonces, si podemos enseñarles a ser buenos perros, como lo haríamos nosotros mismos siendo buenas personas, tendremos una gran recompensa».

Larry, al igual que otros reclusos, está completamente de acuerdo en que este programa ha cambiado sus vidas.

Muchas de estas mascotas han sido salvadas de la eutanasia gracias a este programa

Cuando llega el momento de decir adiós al perrito con el que han convivido tan de cerca durante un tiempo, la mascota se va a su hogar definitivo acompañada de una carta.

En esta carta, el recluso encargado del entrenamiento y los cuidados del perro, explica cómo ha sido su experiencia al recibir la oportunidad de educar a la mascota y saber que su labor le está dando la oportunidad de encontrar una vida mejor.

Como los reclusos, estos animales también reciben una segunda oportunidad para cambiar, rectificar y demostrar su verdadero valor.

Larry lee la emotiva carta que recibirá el futuro amo de su perrito asignado

Si te ha entusiasmado esta iniciativa, no dudes en compartirla en tus redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!