Repartidor de correo detiene a una mujer para hablarle seriamente sobre su perro

En diversas ocasiones, hemos reseñado historias de las relaciones que establecen los perritos con muchas personas que conocen a lo largo de su vida, que no son precisamente sus dueños. Así como sucede con los vecinos, los hombres que hacen reparaciones en sus hogares, los recolectores de basura o los repartidores de correo.

Pero no siempre las interacciones con desconocidos son del todo bonitas. Hay personas que no es que amen demasiado a los perros, e incluso llegan a maltratarlos aprovechando que sus dueños no están presentes.

Sin embargo, siempre hay ángeles que, al contrario, valoran mucho a los animalitos como lo que son: criaturas enviadas para hacernos la vida en la tierra mucho más amable.

Eso fue lo que sucedió con el repartidor de correo que visitaba a menudo la casa de Chloe Bonell

repartidor

Chloe es una maestra que vive en Tallahassee, Florida. Y todo el que pase junto a su casa, es probable que se encuentre con una dulce carita mirándolo. Es la mejor estampa de todas, se trata de un perrito blanco con negro llamado Atlas, que se sienta en la ventana todo el día, esperando pacientemente a que regrese su madre.

La mujer adoptó a Atlas después de que un amigo le enviara una publicación en Facebook sobre una camada de cachorros abandonados. Chloe reconoce que no estaba segura de si estaba lista para tener un perro, pero cuando conoció a Atlas, él no la dejaría irse sin él.

«Se acercó a mí y no me dejaba en paz. Siento que Dios me dijo que consiguiera ese cachorro porque sabía lo que vendría después. Él es mi pequeña gracia salvadora y ha estado conmigo durante toda esta pandemia y enseñanza virtual», dijo Chloe.

Pero Cuando Chloe regresó a dar clases presenciales de nuevo, le preocupaba que Atlas sufriera ansiedad por quedarse solito después de estar acostumbrado a estar pegado a ella 24/7. Especialmente porque Atlas es un chico muy enérgico, que ama a todas las personas y le gusta estar acompañado.

Sin embargo, para su sorpresa, cuando Atlas se quedó solo en casa, no masticó ni destruyó nada. En cambio, se quedó sentado en su lugar favorito junto a la ventana durante horas, esperando a que volviera su madre.

«Realmente le encanta simplemente sentarse bajo el sol y observar el mundo que lo rodea», dijo la mujer.

Pero había algo que estaba sucediendo con su perro en su ausencia que no tenía idea y pronto lo sabría.

La semana pasada, cuando ella regresó a casa del trabajo después de un día estresante, encontró un paquete en su puerta. Entonces, el repartidor del correo la vio por el espejo retrovisor y decidió regresar para interpelar a la mujer.

Y le dijo: “Disculpe, señora, ¿puedo hablar con usted un segundo?».

Inmediatamente, Chloe pensó que algo andaba muy mal y se preparaba para lo peor. Pero en lugar de eso, recibió el cumplido más emotivo que la dejó entre lágrimas y así lo contó en Facebook.

«Me dijo: ‘Ese es el perro más leal que he visto en mi vida. ¿Se sienta ahí todo el día y mira por la ventana mientras no estás? Cada vez que paso, él está sentado ahí. Incluso cuando subo a dejar un paquete, no me ladra. La mayoría de los perros lo hacen. Llamo y él solo me mira. Supongo que solo está esperando a que regreses a casa, entonces siente que no lo molesto. De todos modos, me encanta conducir porque siempre lo veo sentado en la ventana’”.

Por supuesto que Chloe se sintió conmovida por el dulce momento y el hecho de que Atlas había logrado tocar la vida de un completo extraño.

“Cuando tienes un mal día, solo necesitas un estímulo. Y eso fue lo más perfecto que pude haber pedido», concluyó la dueña de Atlas en su publicación.

Claro que esa noche la mujer se aseguró de darle más amor y atención a Atlas, orgullosa de tener en casa al perrito más dulce capaz de transformar vidas.

Recuerda que adoptar un perrito es lo mejor que le puede pasar a tu vida.

Más noticias sobre: