La injusta detención de una mujer que rescató a 27 animales abandonados en el huracán Florence

Una de las cosas con las que siempre podremos contar en este mundo es que siempre habrá alguien que preste su ayuda en los momentos de necesidad. Estos actos siempre hacen que sean llamados “héroes” automáticamente; sin embargo, también existe la posibilidad en la que en lugar de esto, reciban un gran castigo, y este es uno de ellos.

Los desastres naturales son en su gran mayoría impredecibles y completamente aterradores, pero también unen a las personas para ayudarlas a trabajar juntas. Después de que el huracán Florence atravesará el estado de Carolina del Norte, Tammie Hedges, una ciudadana de este lugar estaba muy preocupada por el futuro de los animales, por lo que decidió hacer algo al respecto.

Los animales son los que más sufren en estos casos, pues no tienen manera de protegerse

Tammie es una amante genuina de los animales, y propietaria de un grupo sin fines de lucro llamado Crazy’s Claws N Paws, quienes se encargan de ayudar a todas aquellas familias que además de ser personas de bajos recursos, también necesitan ayuda para cuidar de sus mascotas. En este sentido y debido a que Tammie tiene un enorme almacén decidió ofrecerlo para que fuera utilizado como un refugio de mascotas durante la tormenta.

En este almacén las personas tendrían la oportunidad de proteger a sus mascotas

El objetivo principal de Tammie era asegurarse de que ninguno de los animales sufriera ni se ahogara durante ni después del huracán, y así fue como logró proteger a 17 gatos y 10 perros de la devastadora situación.

Para lograr mantener la calma y seguridad de estas mascotas durante la tormenta, muchos voluntarios hicieron donaciones a Crazy’s Claws N Paws, y todo marchaba muy bien, hasta que terminó la tormenta.

Estos pequeños animales estaban completamente seguros dentro del almacén

Después de que todo se calmara, Tammie recibió una extraña y amenazadora llamada del gerente de servicios animales del condado de Wayne en la que le indicaban que podía entregar a los animales voluntariamente, o en caso contrario, conseguirían una orden judicial para obligarla a hacerlo.

Al escuchar esto, Tammie no sabía cómo reaccionar, pues todo lo que quería era abrir su edificio a todos los animales que necesitaran de un lugar seguro y seco en el que pudiesen estar protegidos hasta que sus dueños regresaran a buscarlos.

Tammie sólo quería proteger a tantos animales como pudiese

Tammie no buscó a ninguno de los animales por su cuenta; por el contrario, dueños y rescatadores independientes fueron los que le llevaron a estos pequeños y adorables animales, y fue ella quien se encargó de que cada uno de ellos tuviera su propia jaula o corral, con las condiciones adecuadas para no incomodarlos.

Sin embargo, incluso con todos estos cuidados, el gerente de servicio del condado de Wayne, Frank Sauls, le explicó que aún así podía ser acusada por retención de animales.

Cada animalito tenía su propia jaula y corral donde se encontraban muy cómodos

Por suerte, incluso con esta amenaza Tammie decidió que su acción generosa no terminaría aunque eso implicara que ella fuera a la cárcel, por lo que no dejaría que ningún animal que ella se encontraba protegiendo sufriera ningún tipo de daño. FIRMA AQUÍ

En este vídeo puedes ver un reportaje completo de la noticia

Después de haberse enterado, muchas personas mostraron su opinión en las redes sociales, donde criticaron el hecho de que fuesen a castigar a una mujer por tan sólo tratar de ayudar a cuidar y salvar la vida de animales inocentes en lugar de recibir un premio.

Este es uno de esos casos de injusticia para los pequeños héroes sin capa del mundo. No dejes de apoyar a esta buena samaritana firmando AQUÍ para que se retiren todos los cargos.

Te invito a compartir esta historia con todos tus conocidos y preguntarles si creen que Tammie debería sufrir una penalización por establecer un refugio durante un huracán.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!