Rescatan a un cachorro atrapado en un lago congelado y descubren que no era el perro que creían

A pesar de las innumerables noticias de casos de animales que terminan en un triste destino, existen también almas bondadosas que nos hacen recuperar la fe en la humanidad.

Tal como les sucedió a unos héroes que se encontraban trabajando en la presa de Sindi, cerca del río Pärnu, en Estonia.

Rando Kartsepp, Robin Sillamäe y Erki Väli vieron a un «perro» luchando por su vida atrapado en el hielo.

Inmediatamente, no dudaron en apresurarse a rescatar al animal angustiado, despejando un camino y rompiendo todo el hielo que estaba cubriendo las extremidades del pobre animal.

Afortunadamente, el pequeñito tenía tantas ganas de vivir y seguir luchando, que mientras los hombres empujaban el hielo, él se esforzaba por nadar hacia la orilla buscando ser salvado.

Después de todo el esfuerzo, lograron sacarlo con vida.

Estaba rígido por el frío y tenía hielo en su pelaje, pero lo envolvieron en una toalla antes de ponerlo en su auto para calentarlo.

Sin embargo, al tenerlo ya muy cerca de ellos lo miraron fijamente y había algo extraño en su comportamiento que les hacía dudar de que en realidad fuera un perro.

Pero eso no impidió que se apresuraran y lo llevaran de inmediato a la Clínica Terveks, en Pärnu, para que pudiera ser atendido de urgencia.

Los veterinarios tuvieron las mismas dudas y sólo una vez que llamaron a un cazador, les confirmó su sospecha:

«El afortunado peludo era un lobo macho y tenía poco menos de un año»

Fue ahí cuando los hombres se dieron cuenta del verdadero alcance de la gran misión de rescate de la que estaban siendo protagonistas.

“Durante todo el viaje a la clínica, durmió sobre mis piernas. Cuando quise estirarlas, levantó la cabeza sólo un momento”, comentó Rando Kartsepp.

Entonces informaron a la Unión de Protección Animal de Estonia del hallazgo, quienes acudieron de inmediato a la clínica prometiendo pagar todas las facturas médicas que hicieran falta para salvaguardar la vida del pequeño lobo salvaje.

Cuando procedieron a examinarlo, descubrieron que tenía la presión sanguínea muy baja, lo que explicaría su conducta dócil después de rescatarlo y darle calor. 

Ellos no podían creer que aquel peludo adorable que llevaron en sus piernas en realidad era un lobo.

En ese momento decidieron por prudencia ponerle un bozal y colocarlo en una jaula, por si llegaba a perder la docilidad.

La Unión de Protección Animal de Estonia, por su parte publicó sobre el grandioso rescate en Facebook, acumulando miles de comentarios en línea.

«No muchas personas tienen el honor de conocer a un lobo en sus vidas. Pero es mucho más impresionante que puedas ayudarlo y liberarlo», escribió una persona en Facebook.

Para sorpresa de todos, el lobo se recuperó maravillosamente bien en el transcurso del día y después de colocarle un collar GPS por parte de investigadores de la agencia ambiental nacional, fue liberado de nuevo en su hábitat natural.

Minutos antes de ser devuelto a la naturaleza

¡El gran final que todos esperaban! ¿No es grandioso?

Facebook

Comparte este zoorprendente rescate con tus amigos para recordar al mundo la maravilla de arriesgarlo todo por salvar la vida de un animalito en apuros.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!