Rescatan tucanes, patos y cotorras ocultos en bolsas para ser vendidos en el mercado negro

Una denuncia anónima salvó la vida de un grupo de animales silvestres en Bolivia que viajaban en bolsas para ser vendidos en el mercado negro.

Eran cuatro tucanes, cuatro patos y por lo menos seis cotorras que se encontraban en un estado deplorable, al borde de la muerte. Cuando los rescataron se dieron cuenta de que muchos estaban deshidratados y sufrían pánico y depresión por estar fuera de su hábitat, encerrados en bolsas de yute.

Los animales estaban aterrorizados (tal y como vemos a este pato)

Afortunadamente el accionar conjunto de la Gobernación de Santa Cruz y la Policía Forestal y Preservación del Medio Ambiente (Pofoma) fue a tiempo. El operativo terminó con la detención de dos personas: un hombre y su pareja. De manera tal que no sólo frenaron la venta ilegal de animales sino que también encontraron a los culpables; y todo gracias a la llamada anónima.

¿Cómo sucedió?

La pareja que parecía inofensiva (pero que manejaba unos niveles de crueldad insospechados) en realidad viajaba junto a su bebé de pocos meses hacia el Cambódromo donde iba a realizar la transacción. Este lugar es un paseo peatonal ubicado en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra.

El hombre de 29 años, identificado como René Chavarría, llegó al lugar con dos bolsas de yute en la mano. En una iban los tucanes y en la otra los patos; mientras que las cotorras eran transportadas en un pequeño bolso de mano.

Para lograr el éxito del operativo, uno de los policías (de civil) se hizo pasar por comprador y cuando la pareja intentó vender los animales fue abordada por los oficiales que de manera inmediata procedieron al arresto y a verificar el estado de salud de los animales.

Allí constataron que los tucanes tenían los picos amarrados para que no pudiesen romper la bolsa o hacer algún tipo de ruido; algo que evidentemente dificultó su respiración.

Los tucanes se encontraban amarrados y esto dificultaba su respiración

 

Según se reportó, el traficante de aves las recolectó en Portachuelo y las pretendía vender a 72 dólares cada una (en pesos bolivianos). En su defensa, Chavarría dijo a la prensa que se vio obligado a esta situación ya que lo despidieron de su trabajo y necesitaba el dinero para pagar los servicios básicos y mantener a su familia.

¿Qué pasó con los animales?

Fueron evaluados de emergencia por los veterinarios de la dirección de Biodiversidad de la Gobernación y luego ingresaron al Centro de Atención y Derivación (CAV) donde se espera que se recuperen para poder ser reinsertados en su hábitat.

¿Qué pasará con la pareja?

Según el director departamental de Pofoma, el acusado y su pareja serán procesados por la ley 1333 y podrían pagar una condena de uno a tres años de privación de libertad.

El matrimonio está en serios problemas con la Justicia boliviana

El Deber

Es lamentable ver que muchos animales salvajes sufren e incluso mueren por culpa de humanos despiadados. Esta clase de delitos deberían castigarse duramente para que no ocurriera nunca más. Estos pájaros tuvieron mucha suerte al ser rescatados, pero por desgracia muchos de ellos viven encerrados toda su vida. Estos animales disfrutan de la naturaleza y de su libertad, no deberíamos aprisionarlos con fines lucrativos propios, sea cual sea la situación personal de cada persona.

No te vayas sin compartir esta historia para concientizar sobre la venta ilegal de aves.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!