Rescatan una vaca tras pasar dos días «a remojo» en la piscina de una casa

En época de calor cualquier fuente de agua es muy refrescante, algunos animales en su búsqueda acaban en lugares inusuales.

Una vaca tuvo que ser rescatada de la piscina de una casa en la localidad madrileña de Camorritos, en Cercedilla, España, tras pasar dos días «a remojo».

Las vacas tienen su propia personalidad, las hay pacíficas, rebeldes, miedosas, comilonas, mansas, juguetonas, exploradoras, otras más atrevidas cruzan los límites y se alejan demasiado del pastizal.

Esta vaca escapó y se encontró en una penosa situación que pudo poner su vida en peligro después de haber caído en una piscina, sin poder salir por sus propios medios tuvo que permanecer sumergida. Afortunadamente su altura le permitía sacar la cabeza del agua.

La vaca en la piscina de la casa antes de ser rescatada.

No se sabe cómo este enorme y gentil animal terminó allí, lo más probable es que haya sido porque hacía calor, tenía sed y buscó agua, logró pasar por encima de la cerca de la casa e ‘invadió’ la propiedad con tan mala suerte que cayó en la piscina mientras bebía y estuvo dos días atrapada.

Irene Larroque, propietaria de la vivienda y su madre el día sábado por la noche dejaron la casa cerrada y se marcharon tranquilamente para disfrutar las vacaciones del verano, y el lunes por la mañana recibieron una llamada de la Policía local informándoles de la presencia de la vaca en el interior de su piscina.

Fue la policía local quien alertó a los propietarios.

Tras verificar que no se trataba de una broma, comenzaron a localizar al dueño de la vaca, que a su vez, estaba buscándola desde que desapareció dos días antes.

«Nos llamó la Policía Local para decirnos que había una vaca en nuestra piscina», contó la propietaria de la vivienda a los medios. 

«Enseguida avisamos a un conocido que vive cerca y nos mandó una foto confirmándonos que era cierto», explica riéndose.

No se lo podían creer ¿Cómo era posible?

Este tipo de rescates pueden ser particularmente difíciles, fue necesario utilizar una grúa especial.

Muchas veces no se toma en cuenta que hay piscinas que pueden ser una trampa mortal para los animales, aunque sepan nadar, se ven obligados a mantenerse a flote, si pasa mucho tiempo terminan extenuados y se dan por vencidos porque no saben por dónde salir.

Tuvo mucha suerte de salir sin haber sufrido ninguna herida.

No pasó de ser gran un susto, esta vaca aventurera se encuentra en perfecto estado, ha regresado con el resto de sus compañeras y volvió a pastar en los impresionantes campos de Cerdecilla.

Después del largo chapuzón de esta vaca, lo único que necesita ser cambiado es el agua de la piscina que quedó turbia e inutilizable.

El vaquero posee un seguro de Responsabilidad Civil que podría hacerse cargo de los gastos de la grúa, además de la limpieza y cambio del agua de la piscina, para que todo quede en una anécdota veraniega.

Te invitamos a compartir esta nota con tus amistades.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!