Una extraña bola de pelos con espinas gritaba de dolor y protagonizan el más impactante rescate

No existe nada que me produzca más dolor que ver a un animalito sufrir. Aunque muchas veces somos los humanos los culpables de su padecimiento, otras veces son los propios peludos inexpertos que se meten en los peores aprietos y terminan lastimándose severamente. Pero igualmente, haríamos lo que fuera por ahorrarles ese sufrimiento.

Gwen Maxwell, de 85 años de edad, quedó totalmente impresionado al ver un montón de espinas puntiagudas que se movían sobre una bola de pelos. Cuando se acercó, quedó totalmente devastado al descubrir que se trataba de un animalito en los más serios aprietos.

Cuando vio a aquella bola de pelos tratando de abrirse camino a través de la carretera que pasaba junto a su casa, pensó que había algo extraño en su forma.

Cuando se detuvo, supo que era una pequeña cría de coyote repleto de cactus afilados.

Luego se dio cuenta que el animalito en realidad estaba siendo atormentado por casi 7 grupos de cactus cholla.

El pequeño tenía cactus por toda su cara, sus patas y sus hombros, impidiéndole moverse y, que por supuesto, le causaban un dolor insoportable.

“Se levantaba y se caía con todos esos cactus sobre él, y fue tan desgarrador”, dijo Gwen.

El pequeño dependía absolutamente de su madre y el anciano vio una escena más desgarradora aún.

A lo lejos, su madre, con una mirada que gritaba auxilio, esperaba ansiosa por si el pequeño lograba levantarse e iba corriendo hacia sus brazos.

Pero por suerte, dos hombres que estaban en un campo de golf cercano, aparecieron en la escena y se prestaron prontos a ayudar.

“Mamá coyote espera pacientemente a que Shawn Bordine y José Soto salven a su cachorro”, escribieron en la página de Facebook de Recreation Centers of Sun City West.

Con infinita paciencia, estos héroes empezaron a liberar al pequeño de sus afiladas espinas.

Valiéndose de un par de pinzas y guantes gruesos, pudieron liberar el coyote, retirando las espinas una a una.

Se armaron de valor para la delicada operación porque en el proceso sabían que podían hacerle daño, y era lo que menos querían. ¡Ya había sufrido demasiado!

Pero el valiente cachorrito, era como si supiera que los hombres sabían perfectamente lo que hacían, e increíblemente se mantuvo totalmente quieto dejando que le hicieran lo que fuere.

El pequeño coyote terminó totalmente magullado y ensangrentado debido al roce con las espinas, pero vivo y listo para reunirse con su madre.

Facebook

Lo que estos grandiosos hombres hicieron por el pequeño coyote no tiene precio. Ojalá más seres humanos se compadecieran así por cada animalito en apuros que se encuentran en el camino. ¡El mundo sería muy diferente!

No te vayas sin compartir este conmovedor rescate con todos tus amigos.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!