Se graduó como héroe rescatando un indefenso zorrito abandonado pero el veterinario lo insultó

¿Deberíamos rescatar a las crías salvajes cuando juzgamos que están en peligro? La respuesta no siempre es obvia. Y un habitante de Loisin, Francia, con la mejor de las intenciones, fue duramente criticado tras auxiliar a un zorrito bebé, pensando que hacía lo correcto.

El hombre amante de los animales se convirtió en blanco de comentarios

Johann relata que estaba con un amigo en una carretera local cuando vio al animalito en medio de la calzada. Con sumo cuidado, se acercó para ver de qué especie se trataba. Al ver que era un indefenso zorrito, no dudó en ofrecerle protección. Pero la polémica se desató porque en realidad, no tenía lesión alguna.

Imagen referencial

Cuando llamó a un amigo veterinario, éste le dijo que lo llevara de inmediato a su clínica. Pero cuando llegó se llevó la peor de las sorpresas.

“Me gritaron como si fuese pescado podrido. Me dijeron que la cría era un animal salvaje, que nunca debí haberlo rescatado. Yo pensé que había hecho bien, pero me insultaron», lamentó Johann.

Finalmente, un veterinario de Thonon-les-Bains, acostumbrado a recuperar animales salvajes, recogió al animal en su casa.

«Nos dijeron en la clínica que lo está amamantando porque el cachorro de zorro no está destetado y es realmente muy pequeño, después lo llevará a un centro especializado de vida salvaje, en Chambéry», agregó el joven.

¿Qué hacer en una situación así?

«Es mejor no hacer nada que actuar mal», advierte Audrey, una mediadora de vida silvestre. Cuando el zorro no está herido, es mejor dejarlo allí . Porque en la primavera, las crías de zorro comienzan a emanciparse y en ocasiones se alejan de sus madrigueras, perdiendo sus instintos.

Pero si el animal está lesionado o en peligro, lo correcto es llamar a un centro de conservación de vida silvestre y seguir los consejos de los especialistas. Lo ideal es volver al animal a su madriguera para que tenga la posibilidad de ser recogido por sus padres.

Con una carita así es verdaderamente difícil no intervenir

«Mueva siempre a los mamíferos jóvenes con guantes», especifica Audrey, para no dejar nuestro olor en el pelaje y limitar el riesgo de abandono.

«Si hemos tocado al animal con nuestras manos, podemos frotarlo con hierbas y hojas antes de dejarlo para borrar nuestro olor», agrega Lucie, quien también trabaja en contacto con animales salvajes.

¿QUÉ ES LO QUE NUNCA DEBEMOS HACER?

Si llegaras a recoger un animal salvaje herido o en peligro de extinción en casa, antes de poder confiarlo a un centro de rescate, «no es para ponerlo en el sofá», advierte Audrey.

«Se deben seguir ciertas reglas: No le damos comida ni bebida, lo ponemos en un lugar tranquilo, cálido y evitamos hablarle o acariciarlo para que no se familiarice con humanos o mascotas».

Por último, ni siquiera imagines la posibilidad de tener un zorro en tu casa para criarlo junto a tus perritos, aunque te parezca muy lindo. Por ejemplo, en Francia, la posesión de un zorro es totalmente ilegal.

Así que ahora ya sabes, a veces lo que parece correcto puede ser un gran error. El humano, por mejor intención que tenga, puede estropearlo todo. Debemos ser solo espectadores, y no intervenir en el curso de la naturaleza. Aunque claramente, es mucho mejor no ser indiferente a una criatura en peligro, que ser un maltratador. Y francamente, no es justo que este joven haya recibido los peores insultos por tener algo de compasión, ¿no lo crees?

¿Qué opinas sobre el trato que recibió Johann en la clínica veterinaria? ¿Cómo habrías actuado si encuentras una criatura así? Comparte tu opinión con tus amigos.