Se hace justicia con el cachorro de 4 meses que muchos quisieron salvar pero fue demasiado tarde

No hay nada que disguste más a un amante de los animales que ver a un perrito maltratado víctima de un hombre, que por impulso o por premeditación, se desquita con los inocentes peluditos.

Si bien no todas la historias tienen un final feliz, en está la justicia tiene un papel protagónico. Andrew Callaway fue sentenciado por el juez Mark Rusch a 12 años de presión tras maltratar severamente a un perrito que  inmerso en su dolor tuvo que ser sacrificado.

Un cachorro bóxer fue víctima de maltrato.

El hombre de 27 años declaró que lamenta haber pagado su ataque de ira con el inocente cachorro. El pequeño bóxer sufrió múltiples fracturas después de que el hombre lo pisoteara y lanzará fuertemente a la pared.

Wylie Animal Control intervino para salvar al cachorro, tras realizarle múltiples exámenes notaron que las fracturas no era lo más complicado, varios órganos se vieron perjudicados no solo por el fuerte impacto en la pared sino por las patadas que recibió estando en piso.

El incidente ocurrió en Texas, Estados Unidos.

El personal realizó distintas maniobras y técnicas para salvar al perrito, a quien decidieron llamar Diesel.

Las lesiones internas eran muy fuertes, le estaban ocasionando un sufrimiento interminable, en vista de ello los veterinarios no tuvieron más opción que sacrificarlo.

El bóxer solo tenía 4 meses de edad.

Greg Willis es fiscal de Distrito del Condado de Collin, respecto a la lamentable pérdida del inocente bóxer comenta lo siguiente:

“El sentido que existe en nuestra comunidad, creo que esto es cierto en todo el país, es que la crueldad hacia los animales no será tolerada. No hay excusa para eso y no se puede tolerar. Entonces, tenemos que enviar un mensaje fuerte a las personas que abusan o lastiman a los animales”.

Si bien muchos casos de abuso hacia nuestros animalitos quedan abiertos o sin emitir una sentencia por falta de pruebas, esta vez todas las evidencias estaban en contra de Callaway.

Los trabajadores de Wylie Animal Control cremaron el cuerpo del pequeño Diesel y lo llevaron en una caja a la corte el día del juicio como muestra simbólica de justicia.

El perrito dejó una enorme huella a todos los que intentaron reanimarlo.

Este hombre pasará mucho tiempo tras las rejas por crueldad animal y una violación de la libertad condicional. Sin duda, todo el peso de la ley para un ser que no midió su irá y le quitó la vida a un dulce perrito que hoy descansa en la morada celestial canina.

Comparte la nota en tus redes y ayúdanos a levantar la voz en contra de los tratos injustos. ¡Sigamos defendiendo los derechos de los animales!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!