Se negaba a comer lo que le ofrecían sus rescatistas porque su dueño se «olvidó» de alimentarlo

Benji es un hermoso perrito que pasó los primeros años de su vida en medio de las peores condiciones posibles. Su dueño solía tenerlo sujetado en un frío y reducido espacio. Pasó mucho tiempo sin poder conocer a alguien que se preocupara por él y con el paso de los meses, simplemente dejaron de darle comida.

Benji fue rescatado en Sudáfrica.

Por si fuera poco, Benji sufrió mucho más que hambre. Las personas que pasaban cerca de él le producían fuertes lesiones utilizando piedras o cualquier objeto que encontraran cerca. Por fortuna, un alma caritativa comprendió el grave peligro en que se encontraba este perrito y decidió llamar a un grupo de rescate para que tomaran cartas en el asunto.

Los dueños de Benji dijeron que simplemente olvidaron alimentarlo.

Sidewalk Specials se acercó hasta el lugar y una vez que lo conocieron se les rompió el corazón. En todos sus años de experiencia nunca habían visto a alguien tan afectado y asustado como Benji. Lo primero que debían hacer era ganarse su confianza, pero el nervioso perrito parecía creer que todos los que se acercaban a él sólo le harían más daño.

Benji pensaba que la comida era un truco para lastimarlo.

Los rescatistas le ofrecieron un poco de comida para llamar su atención. Todavía se mostraba muy desconfiado, pero tenía tanto tiempo sin comer que no pudo negarse y comenzó a caminar hacia ellos. El perrito caminaba con mucha dificultad y no paraba de temblar. Todos tuvieron que hacer un gran esfuerzo para llevarlo al veterinario y tratar de calmarlo. Gracias a estos amorosos rescatistas, Benji comenzó a recibir la ayuda que tanto necesitaba.

Benji había pasado toda su vida sujeto en un pequeño cuarto de concreto.

Sin embargo, lo más difícil en el proceso de recuperación sería que el hermoso perrito lograra comprender que ya se encontraba a salvo y pudiera confiar en los humanos nuevamente. Le dieron un hogar temporal en el que se aseguraron de que recibiera el tratamiento al pie de la letra. Después de una semana su ánimo estaba cada vez mejor y hasta logró hacer su primer amigo: otro perrito rescatado.

La herida de su cola tomará mucho más tiempo en curarse porque ya no para de moverla de alegría.

Después de un par de meses ya se encontraba listo para buscar un hogar definitivo. Gracias a su conmovedora historia, no tardó en conseguir a la persona indicada y ahora puede contar la seguridad de tener una amorosa madre que nunca dejará que vuelva a pasar hambre o frío.

La historia de Benji ya ha sido vista por más de un millón de personas en todo el mundo.

Todavía tiene un largo camino por delante, pero se encuentra sumamente feliz y ya ha recuperado la confianza en las personas. A pesar de su duro pasado, es un perrito llena de energía que ilumina el corazón de todos los que lo conocen.

Comparte esta historia de rescate para alzar la voz en contra de personas tan inhumanas como el primer dueño de Benji.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!