Se queda sin palabras tras las señales de advertencia que le estaba dando su solidario gatito

Justin LaRose de Long Beach, California, tiene una carpintería. Le acompaña todo el día Grizzly, uno de sus amados gatos, quien ama tomar la siesta en algunos rincones del taller.

Un día, Justin notó notó que su gato estaba actuando muy extraño. Grizzly parecía distraído. Era evidente que a través del cristal de la puerta de su taller, estaba mirando a algo que se movía afuera, pero ¿qué podía ser?

Grizzly parecía muy distraído y muy pronto descubrieron el por qué

Justin sintió curiosidad y se aproximó, cuando descubrió a un pequeño gatito callejero que apareció en la puerta de su tienda de madera. Estaba completamente solo y era evidente que no le desagradaba la idea de poder entrar.

Cuando el gatito vio a Grizzly, comenzó a frotarse contra el cristal como si estuviera feliz de haberse topado con un amigo. Justin pronto notó que hacía mucho calor afuera, pero el gatito tenía otro problema: estaba cubierto de pintura, así que requería ayuda con urgencia.

Justin documentó el momento en el que este gatito se aproximó a su taller clamando ayuda

Recogió al gatito. Estaba sucio y demasiado delgado para su edad, pero parecía muy agradecido de ser encontrado.

El pequeño estaba deshidratado y sumamente acalorado debido a todo el tiempo que estuvo afuera bajo el sol.

Justin lo llevó al veterinario, donde lo ayudaron a refrescarse y lo limpiaron.

Uno de los amigos del carpintero quiso ayudar, así que se ofreció generosamente a pagar la factura del veterinario para que el gatito pudiera obtener la atención que necesitaba.

Justin no le cerró las puertas a este chiquillo y decidió tenderle la mano

Como él y su esposa Kristin ya tienen cuatro gatos y un perro, decidieron criarlo hasta que estuviera listo para ir a un hogar amoroso. Allí en su hogar temporal conoció a Ollie, un gato que se convirtió en su mentor, enseñándole cómo ser un buen minino y acompañándolo en todo momento.

Justin y su esposa llamaron al gatito Cru. Él era un poco tímido con la gente, pero Ollie lo tomó bajo su protección. Le mostró que no hay nada qué temer, pero eso no fue lo único que aprendió este huerfanito.

Ollie ha tomado la responsabilidad de amar y educar a Cru

Sus travesuras y su buen carácter hizo florecer a todas las mascotas de Justin. Trajo alegría a su hogar y él y su esposa supieron, en lo más profundo de su corazón, que Cru había llegado para quedarse.

Justin asegura, bromeando, que ha demostrado ser un verdadero fracaso en ese asunto de «reubicar animales», pero es una fortuna para Cru saber que el destino lo condujo hasta la familia perfecta.

Este par de gatitos rubios ahora son inseparables

Este gatito pidió ayuda en la puerta indicada. Si te enternece cómo este pequeño encontró una nueva vida, comparte su historia en las redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!