Señalan al sacerdote que dio la misa con su perrito enfermo en su regazo para no dejarlo solito

El comportamiento de un sacerdote con un perrito enfermo en plena celebración religiosa, ha generado un acalorado debate en las redes.

Él no pensó que su acto de amor generaría tanto revuelo y desde entonces, es blanco de comentarios.

Todos los dueños de mascotas saben que adquirir la responsabilidad de tener una, implica muchos sacrificios y cuidados, pero harán lo que fuera por garantizar su seguridad y bienestar.

A veces pueden encontrarse en la tesitura de no saber qué hacer con un cachorrito enfermo. Por supuesto que dejarlos solos no es una opción, sin embargo, las circunstancias laborales o las leyes de la ciudad, no nos permiten llevarlos a todas partes, como quisiéramos.

El sacerdote fue duramente criticado por dar la misa con el perrito enfermo en su regazo

sacerdote

Los propietarios más responsables y ejemplares, arriesgarán incluso su puesto de trabajo, ser expulsados de un metro o las peores críticas, cuando de proteger a su mascota se trata.

Es la situación por la que atravesaba un sacerdote mexicano, quien decidió llevar a su perrito enfermo a la misa que tenía que celebrar.

Su amor por el peludito es tan grande que no le importó sentarlo en sus piernas con tal de no dejarlo solito

La usuaria de Twitter María Nastenka fue testigo de la escena y no dudó en tomarle una foto para difundirla en las redes.

Ella pensó que todos terminarían conmovidos, pero quedó desconcertada y muy decepcionada al recibir cientos de críticas contra el clérigo.

“El padre dijo que perdón, pero que su perrito está muy enfermo y si lo deja solo se pone bien mal y llora, entonces se lo llevó a misa con él”, escribió la joven en Twitter junto a la imagen.

La foto del sacerdote con el perrito enfermo desató una ola de comentarios que no paran

Salió a la luz que el sacerdote se llama Gerardo Zatarain García, quien ofrece misa desde octubre del 2020 en la Parroquia de Todos los Santos, ubicada en la ciudad mexicana de Torreón Coahuila.

Y como se ha cambiado de parroquia, el perrito necesita mucho más amor, ya que todavía no se acostumbra.

El perrito apoyado feliz sobre el regazo del cura molestó a unos cuántos

“Como que se le olvidó que fue a celebrar la Santa Misa y no al parque”, dijo un internauta, que fue apoyado por cientos más.

La ola de duros señalamientos adquirió tal dimensión que la joven contó que se vio obligada a eliminar el tuit para evitar tanta polémica.

Ella sólo quería alabar el gesto del sacerdote sin imaginar que molestaría a tanta gente amargada

Pero las personas sin corazón, que criticaron tanto al buen hombre, no se imaginaron que tras hacerse tan viral el suceso, miles de amantes de los animales saldrían a defender al sacerdote.

Un hombre de Dios con todas las letras que merece el apoyo de muchos

“Si está enfermo y no lo deja solo, eso se llama un acto de amor”, «Dios es amor y el párroco está representando a Dios. Las personas que critican no tienen corazón. Dios bendiga al sacerdote y al cachorrito», fueron algunos de los comentarios más aplaudidos.

«¿Qué de malo tiene que el perro esté ahí? No por eso el mensaje de Dios tiene menos bendición, todo lo contrario. Yo a un cura que haga eso, le creo y le sigo. Se puede notar que tiene un buen corazón, y eso es digno de destacar. Ahí se ve el amor», concluyó otro usuario.

Nos enamora que todavía existan humanos valientes y compasivos, dispuestos a demostrar con hechos y de verdad cuánto aman a los animales por sobre todas las cosas.

Más aun cuando esos gestos provienen de autoridades que con su actitud crean conciencia y dan ejemplo, algo que vale más que mil sermones.

La gente critica cuando se abandona, y critica cuando un humilde sacerdote hace lo que puede por su perrito enfermo. ¿Quién los entiende? Es necesario visibilizar este ejemplar acto de amor, ojalá que muchos más fueran como él.