Señalan al hombre que acudió a retirar dinero en el banco acompañado de un caballo

En las redes sociales circulan una infinidad de imágenes y vídeos asombrosos sobre personas que aman tanto a sus mascotas que suelen hacer todo con ellas. Pero cuando decimos “todo”, es realmente todo y si no lo crees espera a ver la historia de unas curiosas fotos publicadas en un portal brasilero.

Se trata de un sujeto que va al banco con su mascota.

Lo increíble es que no hablamos de un perrito, gato u otro compañero diminuto, sino de un caballo. Algunos juzgaron al sujeto de “comodón”, asumiendo que había usado al equino como medio de transporte, pero la realidad resultó ser muy diferente.

Detrás de las hilarantes fotos del caballo cuidándole las espaldas a su humano, mientras este sacaba dinero del cajero automático se esconde una linda historia de solidaridad y amistad. 

El equino es un caballo rescatado.

La imagen fue tomada en una sucursal bancaria en Várzea Paulista, cuando un hombre se rehusó a dejar afuera del edificio a su mascota por temor a que se la robaran. Según explicó el hombre que no quiso ser identificado, se encontraba comiendo en un restaurante cercano y este no aceptaba pago con tarjeta. Ese fue el motivo por el cual debió ir al cajero en compañía de su pequeño.

Pero si ver a un sujeto con un caballo dentro de un banco es extraño, causa la misma sensación comer mientras un equino te observa desde la otra mesa. Al parecer los comensales del lugar se adaptaron y entendieron el amor del hombre por la criatura.

«Hazlo tranquilo, papá, que yo te cubro las espaldas»

Según relató, el hermoso cuadrúpedo tiene 9 años y está con él desde hace solo 2 pero han sido los más intensos de su vida. Cuando el hombre encontró al caballo que bautizó como Emperador, este se encontraba en muy mal estado.

El animal había sido abandonado en un barrio del municipio Jundiaí en São Paulo, su desnutrición era evidente y tenía algunas lesiones en sus patas. Las primeras semanas fueron las más difíciles, pues los médicos creyeron que no iba a sobrevivir.

Pero los cuidados y el amor de este sujeto lo ayudaron a salir adelante.

La intendencia del banco en el cual fueron tomadas las imágenes se negó a compartir los vídeos de la cámara de seguridad, y explicaron que le habían permitido entrar con el caballo porque a la hora en la que ocurrió el asunto no había tantos clientes.

Aunque en la entidad bancaria no existe una prohibición sobre la entrada de animales, la directiva recomienda no hacerlo por tratarse de un lugar no adecuado para mascotas, pero en esa ocasión hicieron una excepción.

El amor se expresa de múltiples maneras y este hombre dejó bien claro qué tanto le importa Emperador, comparte esta divertida historia y coméntanos qué haría si te topas con un cliente de este tamaño.