Sobrevivió a un ataque con fuegos artificiales, pero superó el trauma para creer en los humanos

Para los seres humanos es muy difícil seguir confiando y volver a creer en quien nos hizo daño. Pero esto es muy distinto con nobles gatos, quienes saben perdonar. Felix es un gato que a pesar de haber sido víctima de crueldad por parte de unos extraños sigue sintiendo amor por los seres humanos.

Este gato sobrevivió a un ataque con fuegos artificiales que le causaron lesiones tan graves que casi pierde la vida.

Pero a pesar de eso, a este amigo felino le encanta acurrucarse con Kate Footer, quien es su dueña y comparte gestos de cariño con extraños.

Felix llegó a la vida de Kate cuando tenía solo 12 semanas de edad cuando su ex-esposo se lo regaló junto con su hermana Flora después de varios intentos sin éxito de FIV.

“Felix y su hermana se convirtieron en mis bebés”.

Durante la separación de Kate ella se mudó temporalmente para casa de un amigo y esto le causó mucho estrés a Flora, quien escapó y fue atropellada. El pequeño Felix sufrió mucho.

Pero en el 2014 Kate se dio cuenta que algo no estaba bien con Felix. Al despertar una mañana después de una noche de tragos con amigos descubrió que él se quejaba sin parar, no podía caminar bien y tampoco dejaba que Kate lo agarrara.

En la cita de emergencia, Kate vio que su gato tenía una gran lesión en el costado. Le colocaron yeso en una de sus patas y recibió un goteo intravenoso durante una semana.

El día siguiente, Kate lo llevó a su veterinario habitual, quien reveló que había sido quemado.

«Sospechó de un ataque por un fuego artificial debido al lugar y a la extensión de las lesiones”.

Por suerte no recibió daños en otros órganos. Sin embargo, la lesión de su costado no se curó bien, así que tuvieron que operarlo para quitarle el tejido muerto.

«Creo que tenía unos 25 puntos, le colocaron un cono durante más de un mes para asegurar que no se tocara la herida”.

Los veterinarios no estaban seguros de sí sobreviviría. Kate tuvo que esperar su evolución hasta la semana siguiente.

Su recuperación durante las siguientes semanas no fue fácil. Tenía que tomar 10 comprimidos al día para la infección y se negaba a que Kate se la pusiera en la boca, incluso llegó a morderla.

«Fue la primera y única vez que lo ha hecho, después trató de lamer mi mano para decir lo siento. Fui a los veterinarios quienes me recomendaron que le diera las tabletas con Marmite”.

Kate decidió adoptar un segundo gato, al que llamó Florence para hacerle compañía a Felix, a quien le encanta perseguir a su nueva hermana y lamerla mientras duerme.

Felix es más tímido que antes, pero aún le gustan los mimos, también se asusta con los ruidos fuertes y le aterran los fuegos artificiales.

Felix ama a su jardín, desde el accidente él no va muy lejos. Kate se asegura de que esté en la casa a las 5 pm todos los días.

«Ama tumbarse al sol y comer, esas son sus actividades favoritas».

Después de todo lo que ha pasado Kate lo llama un gato milagroso. Le encanta cumplir su rutina para dormir. Baja todas las noches para decirle a Kate que es hora ir a la cama.

Facebook

Se acuesta a mi lado mientras extiendo mi mano para que él ponga su cabeza mientras duerme cerca de una hora y después se va a una de sus tres camas».

Actualmente, Félix pesa 8 kg y es una lucha para que haga ejercicios. Felix sigue siendo el gato dulce y amoroso y hace que la vida de Kate sea más feliz, es su mejor amigo.

Nunca supieron quien atacó a Felix, pero es una suerte que esté con vida. Comparte esta emotiva nota que por fortuna tuvo un final feliz.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!