Sobrevive de milagro tras caer del camión que lo llevaba al matadero y una mujer se detiene

En las redes sociales circulan un sinfín de historias de animalitos que nos cautivan, pero en días recientes una en especial logró enternecer a una multitud de usuarios. Se trata de un cerdito en Brasil, lo que le ocurrió mientras estaba siendo trasladado en un camión emocionó a todos.

Estuvo al borde de perder la vida

Los hechos ocurrieron el 23 de mayo alrededor de las 3:30 pm al sur de la carretera BR-101 en São José, en la Gran Florianópolis. Un conductor llevaba en un camión a un cargamento de cerditos, no hay certeza plena, pero se presume que estaban siendo transportados al matadero.

La calle es bastante concurrida, un cerdito se desprendió de la unidad y cayó al pavimento ante la sorprendida mirada de los transeúntes y conductores que pasaban por el lugar.

Una bióloga no dudó en ayudar al cerdito en aprietos

La bióloga Rosa Elisa Villanueva presenció lo sucedido, detuvo su auto y se acercó para ayudarlo. Estaba preocupada de que le hubiese pasado algo grave.

«Intenté detener el tráfico durante largos minutos, hasta que los ciclistas y los autos se detuvieron y me preguntaron qué estaba pasando. Cuando las personas entendieron lo que estaba pasando y vieron al cerdito, me ayudaron y logramos detener la calle BR -101. Inmediatamente corrí y tomé al cerdito», dijo Rosa Elisa.

Lo trasladaron a São Paulo y la veterinaria especializada en porcinos Izabelle Joanny de Oliveira lo revisó y se dio cuenta de que se había roto la pierna trasera, por fortuna no fue pisado por ningún conductor.

Estuvo hospitalizado durante tres semanas, en ese lapso se dejaba querer por la gente que lo rodeaba, él se acercaba sin temor, le tomaron mucho cariño e incluso se les permitía, con supervisión, que lo alimentaran.

Cariñosamente, lo llamaron Baby Pig. El miércoles 16 de junio lo llevaron desde Santa Catarina a São Paulo, a una granja en la Serra da Cantareira, el viaje duró 11 largas horas. Durante el trayecto se detuvieron siete veces para alimentarlo y darle agua, se cuidó en todo momento la comodidad del animalito.

“Llevo un tiempo transportando cerdos, tengo un carro especializado para eso. Se portó muy bien, incluso fue uno de los pocos animales que se acostó durante el viaje. Este tipo de animal no suele acostarse durante el transporte. Fue tan tranquilo durante el viaje. En las paradas tuve que despertarlo para beber agua y estirar las patas”, explicó la veterinaria.

No se sabe cuánto tiempo se llevará para que esté totalmente bien, el pequeño es optimista porque es joven y su capacidad de recuperación es mucho mayor que la de un cerdo adulto. Mientras tanto lo cuidan en un establo especial y recibirá atención veterinaria diaria.

Cuando Baby Pig esté totalmente restablecido será llevado a un santuario de animales en São Roque, allí podrá vivir tranquilamente a sus anchas en un ambiente natural, alrededor de otros animales y seguramente hará muchos amigos.

Comparte esta linda historia con todas tus amistades, y recuerda siempre que todos los animales merecen una vida digna y llena de felicidad, ¡aplausos para los que aman a los animales y les prestan ayuda!