Sobrevive junto a sus bebés en una caja de cartón tras ser abandonada embarazada en la calle

Pocos sabemos que el animal que vive en la calle, ese que se nos cruza en un callejón y nos mira fija y recelosamente, no es una mascota como nuestros gatos domésticos. Sino que en realidad se trata de un animal salvaje. Porque cuando alguien deja solo a un minino, el tinte de domesticación que le permitía vivir en una casa desaparece rápidamente.

En Goshen, Indiana, Estados Unidos, la organización de rescate animal TNR fue contactada por un hombre residente de la zona, quien preocupado, denunció la existencia de una camada de gatitos cuya madre fue dejada por su antiguo cuidador en una caja de cartón a la intemperie.

Sin más protección que esa, y conscientes del peligro al que estaban expuestos los pequeños mininos, el grupo de rescate acudió inmediatamente a la escena donde encontraron a la felina y sus gatitos afuera de un edificio de apartamentos.

“La única protección que tenían era una caja de cartón apoyada en el costado del edificio de apartamentos. Nos apresuramos y los niños del vecindario nos mostraron dónde se estaba escondiendo el animalito”, dijo la voluntaria Missy MacNeal.

Una vez en el sitio, tan pronto como abrieron una lata de comida para gatos, los hambrientos felinos se acercaron corriendo hacia ellos, ansiosos por ser alimentados.

Fue entonces cuando descubrieron tres pequeños gatitos acurrucados en el suelo.

“Estaba muerta de hambre y siguió la lata directamente en el vehículo. Nunca habíamos visto una lata de comida devorada tan rápido”, añadió MacNeal.

De esta forma, el tierno trío de bigotones fue recogido y puesto a buen resguardo junto a la flamante madre primeriza, quien muy inteligentemente parecía entender que la gente que les rodeaba estaba allí para ayudar.

La tierna mamá gata se instaló rápidamente y comenzó a amamantar y limpiar a sus preciosos bebés, entre dulces ronroneos de amor por sus hijos.

Son tan hermosos ¿qué persona tan mala podría rechazarlos?

“Estamos muy contentos de que se hayan puesto a salvo antes de que algo malo les hubiese pasado. No puedo imaginar que ella esté ahí afuera teniendo bebés con todos los fuegos artificiales ruidosos y aterradores de este 4 de julio”, agregó la mujer.

La madre fue bautizada como Gelato y sus adorables gatitos son mejor conocidos como Creamsicle, Sherbet y Fudgie.

Ella se desvive en cuidados hacia sus cachorritos y es muy celosa y protectora desde que se mudaron a su nueva morada. La familia gatuna está feliz de tener mucha y buena comida al alcance, pero, sobre todo, un ambiente cómodo y seguro donde poder crecer.

A pesar de haber vivido un pasado de rechazo e indefensión, Gelato confía plenamente en las personas que la están ayudando. Está mucho más relajada con esa gente cerca velando por su salud y la de sus pequeños.

Afortunadamente, Mamá Gelato nunca más tendrá que vivir en la dureza y el oprobio de las calles, y sus gatitos crecerán en un hogar lleno del amor, el cariño, el respeto y la consideración que todo ser vivo sobre la faz de la Tierra se merece.

Por fin podrán ser felices

Comparte esta historia con tus seres más queridos y amistades. Todos merecemos una segunda oportunidad y esta simpática gatita no ha de ser la excepción.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!