Mujer de 79 años sólo quiso dar amor y alimento a gatos callejeros y será enviada tras las rejas

Dar de comer al más necesitado no es más que un noble acto de humanidad, más aún si hablamos que el hambriento es una criatura indefensa  y desprotegida como un gato. Esta acción debería ser digna de admirar, pero lejos de eso una mujer está a punto de perder su libertad por su gran corazón.


Nancy Segula de 79 años  vive en la calle Havana de Garfield Heights, Ohio, y pagará con privación de libertad por alimentar gatos callejeros.

Por absurdo o injusto que suene la anciana debe cumplir una condena de 10 días tras las rejas en el centro de retención del condado de Cuyahoga.

Según las autoridades, Nancy violó la ordenanza 505.23 de Garfield Heights, en la cual se estipula como ilegal la alimentación de perros y gatos callejeros.

Nancy está consciente de esta ley pero no siente que esté cometiendo ningún delito. Por ese motivo, desde el 2017 que empezó a alimentar a los gatitos sin hogar que encontraba en su comunidad no ha dejado de hacerlo.

“Comencé en 2017, alimentando gatitos callejeros. Solía tener un vecino que tenía un par de gatos y él se mudó, así que los dejó. Siempre los alimentaba y los cuidaba porque estaba preocupada por ellos y soy una amante de los gatos. Una vez que mis vecinos se enojaron por eso, llamaron al guardián de los animales», dijo Segula.

La mujer ya ha tenido que responder ante la justicia por su generoso gestos en cuatro ocasiones anteriores; pero fue tras una última presentación frente al juez Jeffrey Short que le ordenaron privativa de libertad.

El hijo de Nancy Dave Pawlowski está realmente indignado por la situación.

Según argumenta, no se ha considerado la edad de su progenitora ni los peligros a los que podría ser expuesta al ir a ese lugar. Todo esto sólo por dar un poco de alimento a los gatitos desprotegidos.

“No podía creer lo que me decía mi madre. Ella recibe 10 días tras las rejas, no lo podía creer. Estoy seguro de que la gente se entera de las cosas que suceden dentro de ese lugar ¿Y van a dejar que mi madre de 79 años vaya allí?», dijo Pawlowski.

El esposo de Nancy falleció en el 2017, así que los gatitos sin hogar de sus antiguos vecinos se convirtieron en una gran compañía. Con el pasar de los días, otros gatos callejeros empezaron a llegar a su casa por un poco de comida.

A pesar de que la mujer ya ha pagado más de $ 2.000 en multas por alimentar a los gatos callejeros, se resistió a terminar con su buena obra. Aunque, jamás pudo imaginarse que eso le traería semejantes problemas.

Por fortuna no todo está perdido. El día en que Nancy se presentó ante el juez Jeffrey Short este se encontraba como sustituto de la jueza Jennifer Weiler, quien ha prometido revisar de cerca los detalles del caso.

«Trataré de averiguar qué está pasando, qué está sucediendo y después trataré de tomar una decisión que tenga sentido para las circunstancias», dijo Weiler.

El fallo que recibió está mujer se ha convertido en una burbujeante polémica en los medios locales y redes sociales, así como a su hijo Dave, a las personas les parece injusta la situación de la anciana. Esperamos que la jueza realmente evalúe el caso pero, sobre todo, que se ponga la mano en el corazón y esta mujer no pierda su libertad sólo por su generoso acto.

No te vayas sin compartir esta nota ¡Por favor, ayúdanos a denunciar! Hagamos posible que la noble Nancy se salve de pasar unos días tras las rejas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!