Su hija no quiere volver a comer después de que en el último bocado había una cabeza de lagarto

Existen casos de encontrar algunos detalles dentro de tu plato de comida; sin embargo, lo que halló una joven fue horrorizante y la dejó en shock por varios días.

Nunca imaginó lo que encontraría

Todo comenzó cuando Polly Wheaton, de 47 años, fue al supermercado a comprar ingredientes para cocinar una pasta boloñesa, para sus hijas Isabell y Megan de 20 años. Sin pensar que una de ellas se llevaría una desagradable experiencia.

Todo parecía ir bien, la receta había salido estupenda y estaba todo muy rico, pero cuando Isabelle llegó a los últimos bocados, se horrorizó al encontrar lo que resultó ser la cabeza escamosa de un reptil en su comida.

Son una familia vegana que adoran a los animales

La familia, originaria de Essex en el Reino Unido, cree que el animal proviene de un frasco de salsa o una lata de tomates del supermercado local Lidl. Quien por medio de un comunicado ha pedido disculpas y ha puesto en marcha una investigación exhaustiva sobre el incidente.

Las imágenes de este viral suceso han conmocionado las redes sociales y ha generado un debate intenso sobre las comidas que vienen en frascos. Sin embargo, eso no es suficiente para Polly, ya que afirma que nunca volverá a comprar en esa cadena de tiendas.

“Fue traumatizante, mi hija todavía no puede comer adecuadamente después de esto, no se trata de ser vegano, nadie quiere encontrar eso en su comida, ya sea que coman carne o no. Pero no comer animales lo hizo aún más repugnante para mi hija. Por lo menos siento que este producto debería haber sido retirado del mercado. El hecho de que hayamos encontrado un animal exótico en nuestra comida en medio de una pandemia mundial es impactante”, dijo Polly.

La molesta madre destacó la pobre respuesta de este gigante alimenticio alemán, Lidl, que no ofreció disculpas inmediatamente.

“No he recibido ni una llamada de cortesía de Lidl para disculparse, he tenido que perseguirlos constantemente durante las últimas seis semanas, y todo lo que me han dicho es que su equipo de quejas aun lo está investigando”, dijo Polly.

Polly menciona que la cabeza de reptil era de aproximadamente del tamaño de su uña pulgar, por lo que no se dio cuenta en el momento en que agregó los ingredientes a su comida. Además de que durante el cierre de tiendas le había parecido que era conveniente comprar en este supermercado. Un portavoz de Lidl se hizo presente y contestó a la afectada clienta:

“Sentimos mucho oír hablar de este asunto y nos gustaría disculparnos sinceramente por cualquier molestia que esto pueda haber causado. Tras la consulta inicial del cliente, el caso se planteó de inmediato a nuestro equipo de Calidad, que lanzó una investigación exhaustiva con nuestros proveedores. Mantendremos al cliente actualizado sobre el progreso de esta investigación y, una vez concluido, compartiremos los resultados directamente”, comunicó la empresa.

Sin duda para esta joven fue algo desagradable. ¿Te imaginas encontrar algo así en tu plato de comida? Es algo repugnante a lo que todos estamos expuestos si las empresas no tienen mejores procesos de calidad.

No te vayas sin compartir esta increíble historia con tus amigos y seres queridos. Y cuéntanos cuál sería tu reacción ante una situación como esta.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!