Su hijo sufría de tratos injustos pero todo cambió cuando adoptaron a una perrita de 6 patas

Roo es una cachorrita que puede robar las miradas de todos en un instante. Se trata de una mestiza de labrador que nació con 6 patas y cuando camina parece dar pequeños saltos como los de un canguro. La mayoría de las veces, perritos como ella son simplemente descartados o dejados a su suerte; pero esta pequeña tuvo la suerte de encontrar a tiempo una familia que cambió su vida.

Roo fue adoptada cuando tenía ocho meses de vida.

A Luke siempre le han enseñado a amar a los animales. En casa tenían un Jack Russell, dos gatos y dos conejos. Cualquiera pensaría que la familia estaba más que completa, pero cuando él vio las fotos de la linda Roo supo que tenía que conocerla. Lauren Salmon, su madre, no estaba segura de poder abrir las puertas de su casa a otra mascota pero en cuanto fueron a conocerla comprendió que su hijo y ella tendrían una relación muy especial.

“Para ellos fue amor a primera vista. Luke es como un padre protector. Nunca se separan”.

El joven Luke ha tenido que pasar por unos últimos años muy difíciles. Sufre de psoriasis, una afección que provoca constantes lesiones en la piel. Sus compañeros de escuela no paran de darle tratos injustos por su apariencia y ha tenido que vivir en carne propia lo difícil que es ser diferente a aquellos que te rodean.

Luke acaba de cumplir 15 años de edad.

Es por eso que en cuanto vio a esta peculiar perrita supo que quería ayudarla. Roo tiene algunas dificultades para caminar por la posición de sus dos patas delanteras extras. Por suerte no le producen dolor y siempre está dispuesta a ingeniárselas para jugar y recorrer todo lo que se encuentre a su paso.

Lo llamaron Roo, por el diminutivo de la palabra canguro en inglés en referencia a su forma de caminar.

Lauren ha contactado al Dr. Noel Fitzpatrick, un famoso veterinario, y ya se encuentran buscando la manera de ayudar a que esta cachorrita lleve una vida lo más cómoda posible.

“Estamos enamorados de ella. Para nosotros es una perrita normal. Está llena de vida y energía”.

Una de las cosas que más puede afectar al pequeño Luke en su condición de la piel es el estrés. Ahora, gracias a su nueva amistad con Roo, Lauren espera que pueda sentirse mucho más tranquilo.

“Luke siempre se sintió muy extraño por su condición. pero ahora tiene una mejor amiga que lo ayuda”.

No hay duda de que con un poco de amor y con un leal amigo como Roo sólo es cuestión de tiempo para que todo mejore.

Comparte esta bonita historia para celebrar esta inigualable amistad que nos enseña que lo más importante está adentro.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!