Su pequeño amigo cae a la piscina y ella lucha durante 30 minutos por salvarlo

Expertos mencionan que la razón por la que los perros son increíblemente leales, es porque aún conservan en su esencia sus características de manada, de cuando eran lobos salvajes.

Al descubrir que los humanos les éramos útiles para permanecer con vida, entonces decidieron crear los vínculos más fuertes con sus dueños, algo que podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que ¡no lo merecemos!

Ahora, cuando se trata de preservar la integridad de otro perrito, ese amor puede llegar a límites insospechados.

Es lo que sucedió con un par de perritos, en Boksburg, Sudáfrica, después de que el más pequeñito, un peludito pomerania de 13 años, llamado Chucky, terminara «luchando por su vida» tras caer por accidente en la piscina de su hogar.

En primera instancia, el perrito tenía una fácil solución para salir del aprieto, usando nada más que las escaleras. Pero parece que el consentido cachorrito estaba acostumbrado a que, ya sea sus dueños, o su hermana mayor, una bull terrier de Staffordshire de 7 años, llamada Jessie, siempre terminaran salvándolo o librándolo de cualquier peligro.

El pobrecito de Chucky protagonizó un episodio incluso vergonzoso, pero él francamente se lo estaba pasando muy mal

Chucky no logra darse cuenta que salir de la piscina es más fácil de lo que parece. Sus dueños no estaban cerca, pero afortunadamente, ahí apareció en el momento justo, su fiel camarada Jessie, para socorrerlo.

En el video registrado por las cámaras de seguridad, se puede ver cómo la solidaria Staffordshire terrier corre al lado de Chucky, primero intentando salvarlo por medio de la escalera. Entiende que es la manera más lógica de que su amigo se salve. Pero al ver que su compañero no está entendiendo que puede salir por ahí, decide tomar cartas en al asunto.

Sin dudarlo un segundo, acerca su hocico al agua y tomando a su compañero por el cuello, lo empieza a tirar hacia afuera, hasta acercarlo a la superficie. Finalmente, logra que el perrito pomerania logre impulsarse por sí mismo, y vuelva a tierra firme.

Lo más impactante de todo es que sus dueños, Byron Thanarayen y su esposa Melissa, no supieron nada de lo sucedido, hasta que los vieron mojados. Y aún así, no comprendían del todo qué les pudo haber pasado.

«Pensamos que tal vez hundió la cabeza en el [cuenco] de agua, pero no había ningún desorden en la casa para respaldar esta idea», dijo Bryon.

Aunque ellos aseguran que sus perros saben que no pueden meterse en la piscina sin supervisión, decidieron revisar las cintas de seguridad, y fue solo ahí cuando descubrieron las desgarradoras escenas que los dejaron llorando.

Si bien el video no muestra el rescate completo de Jessie, ésta luchó más de 30 minutos por salvar a su mejor amigo:

«Fue desgarrador de ver. Todavía nos cuesta ver ese video hoy, solo pensando en lo que podría haber pasado si Jessie no habría estado allí», dijo Byron. Y agregó:

«Estoy realmente orgulloso de ella, considerando que es la más joven».

Lo primero que hicieron después de ver las escenas fue revisar si su perrito más pequeño estaba bien. Al asegurarse de esto, corrieron a darle un premio a su heroica perrita heroína, y después los abrazaron fuertemente a ambos, rogando al Cielo que nunca más les pase nada malo.

Además, Byron aseguró que tras esta experiencia, pondrá una cubierta en la piscina. Y alentó a otros dueños a hacer lo mismo.

Nos alegramos que ambos perritos se encuentren bien. ¡Qué suerte tiene Chucky de vivir junto a una peludita que daría la vida por él! Comparte esta emotiva historia con tus amigos. ¡Los perros son increíbles!