Su suegro aparece en su baby shower con una vaca para ayudar a pagar los estudios de su nieto

Resulta muy común que, al acercarse la llegada de un nuevo miembro a la familia, los padres realicen lo que se conoce como la fiesta previa al nacimiento o baby shower. Los invitados a dichas celebraciones llevan consigo obsequios, por lo general, destinados al futuro niño o niña.

No obstante, a veces, muchos de los regalos resultan totalmente insólitos e inesperados. Y si no, preguntémosle a Blanca Oviedo, una joven de 21 años residente en Rincón de Villarrica, Paraguay. Su suegro se presentó a la fiesta, nada más y nada menos que con una tierna vaquita manchada.

“La familia de mi novio es del campo y son así, regalones”, confesó la futura madre.

Así, con este regalito tan infrecuente fue como don Hernán decidió recibir a su próximo nieto, Edward Ezequiel. El animalito tenía tan solo unos pocos días de nacido. Sin embargo, contrario a lo que muchos podrían creer, el futuro abuelo aclaró que la vaca no es para comérsela, sino para que de ella se puedan criar otras reses.

“Mi suegro me dijo que la vaquita no es para comer, sino para criar otras vacas a partir de ella; para que se haga queso y lo que se recaude se utilice en los estudios del bebé”, dijo Blanca, risueña.

Blanca está embarazada ocho meses y medio y confesó que todo fue producto del confinamiento decretado por el brote de coronavirus. Ella misma lo llama “el efecto cuarentena”.

Lo que todos esperan es que la vaca reciba el trato amoroso y respetuoso que se merece mientras permanece en un lugar adecuado para garantizar su salud y bienestar en todo momento.

No es la primera vez que Blanca y su pareja, Wilson, son noticia. Anteriormente, ya se habían vuelto famosos en las plataformas digitales, después de que el joven le regalara una gallina a su novia.

“Fue un día en que ella, su papá y su mamá fueron a casa. Yo ya tenía pensado en regalársela y escondí la gallina en la carrocería de la camioneta.

Solo le conté a mi primito, a quien pedí nos tomase una foto en ese instante”, contó en esa oportunidad el joven Wilson, de 20 años.

Pero, fue tal el revuelo causado por la segunda publicación, que gente de varias partes del mundo les felicitó por el amor demostrado entre ellos. Argentina, Brasil y España fueron algunos de los países que enviaron sus buenos deseos a los futuros padres y, posiblemente ganaderos, de ahora en adelante.

Es importante entender que esta fiesta no siempre apunta a una frívola recolección de regalos con la excusa de un inminente nacimiento. Hay muchos padres con bolsillos ajustados, que aprecian inmensamente lo que les obsequian. Blanca y Wilson no son la excepción.

Además, de este modo la futura madre primeriza pudo olvidarse durante unas horas del malestar típico del embarazo y sonreír.

Comparte esta historia con seres queridos. Cada niño que nace es un milagro, un tesoro, y como tal debe ser bienvenido a la vida.