Suplican un hogar para un perrito anciano sordo y casi ciego que sufrió durante 12 años

Cualquiera podría dar por sentado que en los refugios de animales cambian para siempre la vida de un callejerito y el asunto es en gran parte cierto, pero no de un todo. Las personas aún prefieren a los cachorros a la hora de adoptar, así que los perros adultos continúan experimentando la crueldad del rechazo, incluso después de ser liberados de las calles.

Este es el caso del pobre Prince, un peludo anciano que vive en un refugio en EstrasburgoFrancia, desde el cual espera que alguna persona se apiade de él y quiera llevarlo a casa.

Prince está al cuidado de la Sociedad Protectora de Animales de Estrasburgo.

Este pastor alemán fue salvado de las manos de unos dueños abusivos en diciembre del año pasado, después de que un vecino denunciara las precarias condiciones en la que lo mantenían.

Pero los años de abusos y negligencias no han pasado en vano, este perrito no sólo sufre por su avanzada edad, sino que está casi ciego y sufre problemas de audición.

El bello can trata de vivir con sus limitaciones.

Las condiciones actuales de salud de Prince son lamentables y pese a los cuidados cada día se deterioran aún más.

Prince, nacido en 2007, ha estado en el refugio desde el 3 de diciembre de 2020. Habiendo dejado de ser maltratado a los 12 años, después de una vida de privaciones y abandono, Prince tuvo, por primera vez, la suerte de ser rescatado. Hacemos todo lo posible para cuidarlo y aportarle lo necesario para que recupere su buena forma“, informó el refugio.

Dado su actual estado, la organización ha lanzado una campaña especial para conseguir un hogar amoroso para Prince.

“Animado por una hermosa energía, es casi sordo, casi ciego, pero aprecia los mimos, la calidez de un interior confortable y los hermosos paseos.

Para preservar su paz y su edad, no lo colocaremos con niños, él ha sido demasiado molestado por ellos en su pasado. Si quieres hacer una buena acción, llámanos, Prince es un perro que merece un gran final en la vida”, dijo la organización.

Como ocurriría con cualquier persona al final de sus días, este can merece perecer de manera armoniosa y disfrutar de sus años dorados rodeado de verdadero amor.

Esta es la finalidad que persigue la organización a través de la campaña de adopción de Prince. El lugar ideal para este peludo es un hogar tranquilo, sin niños que puedan perturbar su armonía ya que el peludo no cuenta con las mismas energías de antes.

No es justo que este perro termine sus días en una jaulita, comparte esta historia y ayúdanos a viralizar su caso. ¡Comparte y hallemos juntos su hogar ideal!