Tenía mucho dolor al caminar, pero unos héroes le crearon unos zapatitos ortopédicos para él 

Así como las personas hay animalitos discapacitados, ya sea por alguna malformación de nacimiento o tras sufrir un accidente. Quizás este hecho pueda importare a pocos pero como seres vivos ellos también sufren a causa de esto.

Ante esta indudable situación, el equipo del Centro de Vida Silvestre de California ha realizado un grandioso acto de bondad en la vida de un pajarito que no podía caminar a causa de una patita mallugada.

Los voluntarios recibieron el caso de un ave incapaz de caminar por un problema en sus patas. Dicha parte del cuerpo es esencial para estas criaturitas pues los pies no sólo les sirven de soporte, sino que también funcionan como sus manos para nosotros.

Es mediante la manipulación de los dedos de sus patitas que las aves pueden tomar cualquier objeto y frente a la evidente discapacidad de este animalito, este era constantemente rechazado por los demás de su especie.

Afortunadamente había llegado al lugar correcto, y ya en manos de los especialistas del Centro de Vida Silvestre de California su vida dio un giro total.

De forma específica, el ave había nacido con una especie de nudo entre sus dedos.

Esta malformación la cual le había provocado tantos problemas en su vida. Por ser un área tan diminuta y delicada, estos chicos buscaron una solución ingeniosa para corregir el problema. Y como si de un infante se tratase, los voluntarios crearon un par de zapatos ortopédicos para el ave.

Esos zapaticos que años atrás eran usados por los niños con pie plano u otra condición, ahora son usados por este pequeño pajarito.

Evidentemente, los materiales y la magnitud de ingenioso invento no podían ser los mismos a los zapatos ortopédicos que ya conocemos. En el Centro de Vida Silvestre utilizaron una especie de goma o yeso improvisado para construir los zapatos a medida para el ave.

“Por lo general, toma una o dos semanas usar la bota de nieve hasta que el pie vuelve a la normalidad”, explica Duane Tom, del Centro de Vida Silvestre.

Sede del Centro de vida Silvestre de California.

La bondad y disposición para ayudar de estas personas ha permitido que esta criaturita deje de lado el dolor que sentía cada vez que intentaba caminar, y pueda empezar a dar nuevamente sus pasitos. Después de que se corrijan los nudos de sus dedos, el ave no necesitará de las botitas y podrá utilizar sus patas también para sujetar.

Comparte esta tierna nota. Este acto es un verdadero ejemplo de lo que la mente humana es capaz de hacer cuando se está dispuesto a ayudar ¡No te cohíbas y usa toda tu inteligencia cada vez que una criaturita este en apuros!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!