Tirada en el suelo, boca abajo, ni siquiera podía levantar la cabeza – Hicieron lo que pudieron

El águila calva es un ave majestuosa y hermosa, reconocida oficialmente como el ave nacional de los Estados Unidos. Uno de sus principales enemigos es hombre, que a través del uso del plomo les causa mucho daño. Tal es el caso de un águila calva en Wisconsin que sucumbió, producto de la toxicidad.

Un grupo de rescatistas del Centro de Vida Silvestre de Northwoods en Wisconsin encontraron un triste hallazgo, un águila calva tirada en el suelo, muy débil, boca abajo.

Presumen que el animal había estado allí durante tres semanas, no tenía fuerzas ni para levantar la cabeza por lo que fue llevada urgentemente con los veterinarios para evaluarla y conocer qué había provocado su crítico estado.

Los expertos se dieron cuenta que tenía un alto índice de plomo en su sangre, era cuatro veces mayor al que podía resistir su organismo. Le dieron los mejores cuidados por tres semanas, pero el águila no mostraba mejoría, la intoxicación había invadido todo su cuerpo y el ave terminó perdiendo la vida.

Era simplemente hermosa

El personal del centro mostró la infografía desde el momento en que rescataron al majestuoso animal. Se ve cuando la alimentaban a través de una sonda, y le colocaban líquidos subcutáneos.

Estaba tan débil, que no soportó el medicamento que podría hacer que eliminara el plomo que circulaba por su torrente sanguíneo. Todo el personal del Centro de Vida Silvestre de Northwoods estaba triste por lo que estaba ocurriendo.

“Desafortunadamente, ella no estaba lo suficientemente fuerte como para soportar el medicamento quelante que se suponía que la ayudaría a eliminar el plomo de su sistema. Como familia estamos devastados, pero creo que este es un gran momento para aprender», dijo un vocero del centro.

El águila calva es un animal carroñero, se alimenta de cadáveres de ciervos que a menudo comen pescado. La contaminación proviene de las balas que utilizan los cazadores cuando disparan a venados y otros mamíferos, son balas de plomo.

La contaminación por plomo actúa paulatinamente en el cuerpo del animal, hasta que le produce la muerte.

Hicieron todo lo que pudieron

«Con el tiempo, este plomo se infiltra en el sistema sanguíneo, debilitando lentamente al ave», dijo un vocero de la organización.

Si los cazadores tomaran conciencia y cambiaran este tipo de balas, es decir balas sin plomo, y no dejaran rastro en la naturaleza de los artículos que llevan, como aparejos de pesca, muchas águilas calvas se salvarían.

«La caza y la pesca son partes tan importantes de nuestra cultura y economía, y aunque apoyamos estas iniciativas, creemos que se puede hacer de una manera más responsable», agregaron los rescatistas.

Es importante que los seres humanos entiendan la importancia de resguardar la integridad de las especies que conviven con nosotros. Y que sus actividades sean amigables con sus vidas.

Comparte esta aleccionadora historia con todos tus amigos y conocidos. Y seamos fieles defensores de los animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!