Tras 1.250 días en el refugio no para de aullar, sólo quiere que no lo devuelvan de nuevo

Cuando un cachorro es rescatado todo el personal del refugio apuesta a su rehabilitación total para que pueda conseguir una nueva familia que le brinde un hogar lleno de amor, donde pueda pasar el resto de su vida, pero lamentablemente no siempre sucede así.

A estos amigos peludos que se encuentran en un centro de rescate, en su gran mayoría les ha tocado vivir experiencias traumáticas a causa de malos tratos de algunos seres humanos sin escrúpulos.

Y a pesar de todo estos cachorros son tan especiales que desean tener unos padres a quien amar, y el protagonista de esta historia es uno de ellos. Bowie no pudo evitar aullar de alegría cuando descubrió que ha sido adoptado después de vivir 1.250 días en el refugio.

Bowie fue adoptado de Gateway Pet Guardians, un refugio en East Saint Louis, Illinois, cuando nació en 2014, pero unos años más tarde fue devuelto al centro donde comenzó nuevamente el proceso para encontrarle un nuevo hogar.

Este adorable cachorro tuvo la suerte de entrar a un hogar de acogida después de permanecer solo unos meses en el refugio. Pero lamentablemente, cuando llegó el momento de encontrar un hogar para siempre nadie lo quiso.

Pasó el tiempo y poco a poco los días se convirtieron en meses, los meses en años, y después de 1.250 días Bowie aún no había sido adoptado.

Bowie es un cachorro entrenado, es muy dulce y amigable. Su tarifa de adopción ya había sido pagada, y el rescate se comprometió a darle cuatro sesiones de capacitación privadas sin costo y una sesión de fotografía profesional a la futura familia de Bowie.

El personal del refugio tuvo la idea de hacer una campaña para que algún corazón se conmoviera y apostara por él como mascota.

Los voluntarios de Gateway Pet Guardians decidieron compartir la historia de Bowie en las redes sociales con la esperanza de llamar la atención de alguien que quisiera darle una oportunidad a este hermoso cachorro.

Por suerte, la publicación funcionó y recibieron más de 40 solicitudes de personas interesadas en adoptarlo y llevarlo a casa.

El personal se tomó el tiempo y el cuidado de revisar a todos los candidatos y posibles padres de Bowie para encontrar el hogar perfecto para él. Finalmente, planificaron una reunieron con la persona adecuada para este cachorro.

Para felicidad de todos ella adoptó a Bowie ese mismo fin de semana y después de dos años y medio de vivir en un hogar de acogida y estar bajo cuidados de crianza, este cachorro encontró a su nueva madre humana y al darse cuenta no dejaba de aullar. 

Definitivamente, la reacción de Bowie fue muy emotiva y nosotros celebramos su alegría compartiendo su maravillosa historia.