Tras años de desolación, un perro anciano logra que lo adopte el amiguito que hizo en la calle

Todo ser vivo tiene el derecho a vivir tranquilamente, con sus necesidades básicas cubiertas pero esto no siempre ocurre. No solo las personas son víctimas de estas circunstancias, sino que algunos animalitos también pasan por este mundo padeciendo una vida que se les hace intolerable. De forma especial ocurre con aquellos que viven en la calle o sufren de malos tratos, que no esperan sino la muerte para poder descansar.

Tristemente este era el caso de un peludo llamado Oso, que aún en su vejez continuaba sufriendo la ferocidad de una vida sin hogar.

Por suerte, ahora su historia podrá ser distinta.

Oso ha pasado gran parte de su vida recorriendo las calles de la ciudad de Loreto, ubicada al norte de Argentina. Las necesidades y malas experiencias son parte de su historia pero este mes de mayo una luz apareció en su camino, y promete ponerle fin a sus penurias.

Esa luz la encarnan los rescatistas de la Brigada Solidaria Loreto, quienes aparecieron en la vida de Oso para ayudarlo a dejar de sufrir para siempre.

Oso tendrá un nuevo hogar.

Recientemente, la brigada logró abrir su propio albergue y es allí donde han llevado a Oso después de su rescate. Esta información fue dada a conocer a través del Twitter de la BSL.

“¡Oso ya tiene su nuevo hogar! Después de años viviendo en las aceras céntricas, hoy (9 de mayo) Oso vivirá su vejez en muy buenas condiciones en nuestro Hogar de Tránsito. ¡Gracias totales!”, informó Jahir Anton, activista de esta organización.

Si bien el rescate ya significaba un gran cambio y alivio para Oso, las buenas noticias en cuanto a su historia no han terminado allí.

Este abuelito amoroso pasó un tiempo muy corto dentro del refugio, ya que en tiempo casi récord logró enamorar a una familia que decidió brindarle una segunda oportunidad.

Oso tiene a su lado a muchas personas que se interesan por él.

Todo el dolor de este peludo ha sido recompensado en pocos días, pues, desde el 9 de mayo que se hizo la publicación, no sólo salió de las calles sino que halló a las personas amorosas que se comprometieron a amarlo para siempre.

El pobre Oso algo asustado en el momento de su rescate.

Según se informó en Twitter, un niño de buenos sentimientos fue quien convenció a sus padres para adoptar al perrito. 

“Cuánta alegría y satisfacción deja un gran trabajo en conjunto llevado a cabo en el día de hoy. ¡El amiguito de Oso fue quien lo adoptó y sin dudas le brindará mucho cariño, amor y dedicación! Acción muy positiva”, comentó Jahir en la publicación.

Este pequeño conocía a Oso de sus tiempos como callejero y deseaba hacerlo parte de la familia. Ante la posibilidad de una adopción, el niño logró convencer a sus padres y sabemos que el perrito será feliz bajo su cuidado sincero y amoroso. 

Este peludo no tendrá que seguir sufriendo en la calle y todo gracias a las buenas acciones, comparte esta historia y recuérdales a todos que los rescates y adopciones salvan vidas.