Tras descubrir cuál es su regalo lo saca del montón y decide que no puede esperar a Navidad

La Navidad es una época de compartir alegría, sonrisas y algunos regalos que tradicionalmente se guardan para abrirlo en la celebración de la Nochebuena.

En las casas donde hay mascotas los obsequios no son solo para las personas, sino también para estos animalitos que son parte de la familia y así lo confirma Kim Hutchinson, la madre de Hemi, una perrita muy cariñosa considerada la princesa de la casa.

Hemi casi siempre obtiene todo lo que quiere y recibir un regalo en Navidad no es la excepción, y aunque no era día de Nochebuena ella decidió que ya no podía seguir esperando para abrir por lo menos uno de sus regalos.

Mientras Hemi estaba deambulando por la casa finalmente encontró dónde estaban escondidos los regalos, y sin dudar, rápidamente comenzó a hurgar entre ellos para tratar de encontrar uno que estuviera envuelto solo para ella.

“Los regalos estaban escondidos en nuestra habitación cubiertos con los regalos de nuestros hijos en un rincón. Ella tuvo que pasar por muchas cosas para llegar al suyo”, dijo Kim.

Inexplicablemente a pesar de que los regalos estaban envueltos Hemi encontró el suyo. De alguna manera esta adorable perrita halló uno de sus regalos y lo robó del montón.

Después lo desenvolvió y lo escondió para poder jugar sin que su familia supiera lo que había hecho. Pero no pasó mucho tiempo antes de que Hemi quedara al descubierto porque el juguete tenía un chirrido dentro, por lo que sus padres la agarraron con las manos en la masa.

“La descubrimos cuando escuchamos que el sonido venía del otro lado de la casa, así que fuimos a mirar y nos encontramos a Hemi con el juguete en la boca en la puerta del dormitorio”, agregó Kim.

Aunque se suponía que no debía abrir su regalo hasta el día de Navidad, su familia no estaba enojada. Todos estaban asombrados de que Hemi hubiera logrado olfatear uno de sus regalos y distinguirlo del resto.

“Normalmente ella les muestra a todos sus juguetes nuevos, pero esta vez no lo hizo y eso fue un muy extraño en ella”, dijo Kim.

Debió estar muy decidida y actuar con mucha paciencia y astucia para lograr tal hazaña. Todos estaban realmente impresionados.

“Una vez que la descubrimos quería que todos jugaran con ella, se lo tiraba a todos y lo apretaba, no parecía muy avergonzada. No podíamos parar de reírnos por el hecho de que había encontrado el juguete”, dijo Kim.

Realmente Hemi sabe que todos la aman y estaba segura de que su familia había envuelto algunos regalos de Navidad para ella, y no podía esperar para abrirlos y disfrutarlos.

Comparte la historia de Hemi, aunque es una perrita un poco traviesa, también es muy adorable e inteligente, y así su familia la ama y la acepta.