Tras pasar 8 días atado a un árbol sin compasión, alguien logra escuchar su último ladrido

Desafortunadamente, son muchos los perritos que padecen horribles tratos ante seres que con toda alevosía pretenden acabar con su vida. Esta es una esas historias que por suerte, evitó tener un trágico final gracias a los agonizantes ladridos del perrito que fueron escuchados antes de que lo peor sucediera.

Tristemente, este no es solo un caso de abandono o maltrato animal; los antiguos dueños del perrito querían acabar con su vida, así que lo dejaron amarrado a un árbol en medio de un bosque en Italia, para que no tuviera la posibilidad de ser encontrado.

El perrito estaba deshidratado y cansado de luchar.

El incidente ocurrió en el municipio de Rocca de Papa, el peludito fue hallado gracias a que sus ladridos fueron escuchados por el guardabosques. El hombre, consciente que el ladrido de un perrito no es algo común en la zona, se dispuso a localizar de dónde provenía. Hasta que halló al perrito completamente débil y al borde de la muerte.

Con mucho cuidado, el hombre desató al perrito y llamó a los rescatistas para que pudieran brindarle toda la ayuda que necesitaba.

Senderos del municipio de Rocca, lugar donde fue abandonado el perrito.

Sin duda, el perrito fue liberado de una segura sentencia de muerte, los rescatistas aseguran que llevaba al menos una semana atado intentando luchar por su vida.

Tras darse a conocer la noticia a través de la página de Facebook del Parco dei Castelli Romani, activistas y amantes de los animalitos se pronunciaron para rechazar tan cruel acto y exigir justicia por todo lo que había padecido el indefenso perrito.

En la publicación se destaca que el perrito no tenía microchip o alguna marca de identificación.

La historia causó tanta indignación y tristeza que cientos de personas se unieron para intentar encontrar a los responsables de tan miserable acto. También agradecieron la labor de los rescatistas y veterinarios quienes sin duda, son los angelitos de un perrito que en medio de su agonía suplicaba ser salvado.

Afortunadamente, decenas de personas se han ofrecido para adoptarlo. Sin embargo, aún se debe esperar que sane por completo sus heridas, principalmente la del cuello. Estar tanto tiempo amarrado le causó una fuerte lesión en esa zona.

Ningún perrito merece padecer tanto sufrimiento.

En la campaña a través de las redes no sólo se exige justicia ante este cruel caso de abuso animal, también se está motivando a la población a adoptar a otros perritos que necesitan una segunda oportunidad y desean experimentar el verdadero amor.

Cada día es una nueva oportunidad para hacer algo diferente, ¿por qué no empezar por transformar la vida de un perrito? Comparte y llena el mundo de amor.