Tras un trágico accidente en el que perdió parte de su familia lucha por salvar a su dueño

La amistad entre un perrito y su dueño es algo verdaderamente maravilloso. En ocasiones, los peluditos son capaces de hacer cualquier cosa por sus humanos, aunque eso signifique dejar en riesgo su propia vida. Esto es algo que un joven llamado Joseph Philips – Garcia comprendió cuando su perro le salvó la vida tras un inesperado accidente.

Joseph vive en el pueblo de Kanaka Bar en Canadá.

Joseph había decidido pasar un día en las montañas para disfrutar del aire libre, planificó un maravilloso paseo junto a un amigo, su tía y su leal perrito Sako. Por desgracia, lo que debía ser un agradable día en las afueras de la ciudad terminó convirtiéndose en toda una tragedia.

“A veces no entiendo cómo logré sobrevivir pero sé que todo se lo debo a Sako”, dijo Joseph.

Todo iba de maravilla pero cuando se estaban regresando sufrieron un accidente automovilístico. Antes de darse cuenta se habían salido de la carretera y cayeron por un precipicio, el amigo de Joseph y su tía perdieron la vida durante el impacto.

Sako tenía 4 años en el momento del accidente y había vivido toda su vida con Joseph.

Los únicos que lograron sobrevivir fueron Joseph y Sako, pero se encontraban perdidos en medio de la nada, el auto estaba tan lejos que nadie podía verlos desde la carretera. Las heridas de Joseph eran graves, una de sus piernas estaba completamente rota y no podía caminar.

“Sólo había sangre por todos lados y Sako no se separaba de mí”, recuerda Joseph.

Había perdido tanta sangre que se quedó inconsciente en muchas ocasiones. Por suerte, el leal Sako se mantuvo siempre a su lado e incluso se acostaba sobre él para ayudarlo a resguardarse del frío. Horas más tarde anocheció y Joseph se dio cuenta de que ahora debía enfrentar otro peligro muy grande: los coyotes.

“Nos estábamos quedando dormidos cuando de pronto escuché los primeros aullidos. Sako estaba muy atento”, explicó Joseph.

Joseph se encontraba tan débil que sólo recuerda fragmentos de lo que sucedió. Sin embargo, cada vez que escuchaba un coyote en las cercanías, veía a su valiente perrito vigilar la zona para protegerlo de todo peligro.

Purina nombró a Sako como el perrito del año por su gran valentía.

En más de una ocasión, Sako emprendió una feroz pelea para asegurarse de que ningún coyote se acercara a Joseph. Después de tres largos días, el equipo de rescate encontró a Joseph y a Sako. Con el tiempo, lograron recuperarse.

“Los arbustos retumbaban y se podía escuchar cómo peleaban”, dijo Joseph.

Fue una experiencia muy difícil y tuvo que perder a dos de sus seres queridos. Por suerte, en medio de todo eso contó con la ayuda del hermoso Sako para mantenerse con vida.

No hay nada como la amistad de un perrito. Son seres muy nobles y astutos dispuestos a hacer cualquier cosa por sus humanos y a cambio sólo piden un poco de amor. ¡Comparte!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!