Tres perros se dedican a cuidar y proteger a un gatito abandonado desde que escucharon su llanto

Creer que los perros y los gatos no pueden ser amigos es una leyenda urbana. Es posible que la mayoría de los conflictos a que se aluden sean relacionados con mascotas no entrenadas para vivir en armonía. De eso dan fe, los perritos de una humana en Florida que acogieron y cuidaron a un gatito recién nacido con cariño y ternura  

Beth Walden revisaba su cuenta de Facebook, se enteró de que buscaban a alguien que adoptara un gatito recién nacido que no tenía hogar.  

Es una mujer que adora a los animales, no lo dudó ni un segundo, respondió el aviso y a la mañana siguiente fue con su hija a recoger al animalito 

Como era de esperarse, el minino lloraba desesperado de hambre. Así que se detuvieron en una tienda para comprarle leche, y todas las cosas necesarias para el nuevo integrante de la familia.  

Mr. Tiny Pants llegó a su nuevo hogar sin haber abierto siquiera sus ojos

No esperaron llegar a casa para alimentarlo, compraron jeringas y manos a la obra.

«Tuvo su primera comida en un estacionamiento después de que compramos jeringas», dijo Beth. 

El motudito comió todo lo que pusieron ante él,y se llenó de energía, daba gusto verlo tan vivaz y animado.  

Tenían que ponerle un nombre, y por unanimidad decidieron que Mr. Tiny Pants iba muy bien con su personalidad.  

«Sus ojos no estaban abiertos y su cordón umbilical todavía estaba conectado. Pero se movió sin problemas», aseguró Beth. 

Pero el nuevo miembro del clan Walden, no estaría solo en casa, porque Beth tiene tres hermosos y juguetones perros que son unas monadas 

Es increíble que aun sin entrar a la casa, solo con oír los maullidos del gatito, los perritos salieron corriendo a la entrada a recibirlo 

Beth se encargó de darlo a conocer ante los canes, y de inmediato Frenchie, la perrita del grupo, fue muy cariñosa, empe a lamerlo y tratarlo con instintos maternales.  

En una imagen sin palabras se puede ver el amor maternal de Frenchie

Otro de los perros, Salvador, no puede escuchar que el pequeño felino emita un chillido porque sale inmediatamente a ver si le pasa algo, se han convertido en sus protectores y los mejores amigos. 

«Vienen corriendo cuando maúlla», dijo Beth. 

Al principio el gatito buscaba por todos lados como intentando encontrar a su madre y sus hermanos, pero Beth se encargó de darle tanto amor, junto a su hija y sus perritos que pronto el animalito se adaptó a la familia. 

«Estoy haciendo todo lo posible para asegurarme de que todo lo que haga a partir de ahora sea fantástico», dijo Beth. 

Cuando el minino abrió los ojos por primera vez, fue un gran acontecimiento, todos estaban allí pendientes y grabando la situación, igual pasó cuando aprendió a caminar.  

Ha crecido bastante, y también ha engordado, llegó con 113 gramos y ya pesa 510 gramos. 

Como ya está grandecito, Beth deja que se recueste con sus hermanos peludos, se duerme a sus anchas cerca de ellos, y ella siempre está pendiente.  

Ya quedaron en el pasado los momentos de soledad y tristeza de este hermoso y afortunado tesorito de pelos, ahora tienen una familia humana y una familia canina que le han entregado toda su protección.

Comparte esta hermosa historia con todos tus amistades y familiares. Aprendamos que la inclusión solo hace felices a todos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!