Triste perrito usó eternamente un suéter navideño rogando un hogar pero el tiempo se agotaba

Cuando se comienza un nuevo año, muchos tienen la oportunidad de dejar atrás los felices recuerdos de fiestas en familia y momentos inolvidables al lado de quien los ama y los cuida. Lamentablemente, eso no sucedió con un triste perrito que tenía la esperanza de ser adoptado y que se resiste a dejar de soñar, vistiendo aún, 7 meses después, un colorido suéter verde navideño.

Su rostro lo dice todo

Su nombre es Bobby, un pobre perrito de aspecto triste que un fatídico día fue abandonado por la familia en la que tanto confiaba, la cual lo dejó a su suerte en un refugio, llevándose incluso su collar y correa, sumiéndolo en una profunda desesperación e incertidumbre.

Los voluntarios del Refugio Miami-Dade Animal Services, conscientes del triste pasado de Bobby, pensaron que la magia de la Navidad traería suerte para el pequeño, lo vistieron con un afelpado suéter de color verde y publicaron una foto de él en sus redes sociales, con el ferviente deseo de encontrarle un hogar.

Siempre está triste

Los días pasaron, la Navidad quedó atrás y, pese a que la foto de Bobby se hizo viral, ninguna familia le brindó la oportunidad de tener un hogar amoroso. La realidad del peludo era por demás triste y es que su situación activó un código rojo en el refugio, estando a la cabeza de una lista en la que solo se incluye a los perritos que serán sacrificados.

Bobby es un perrito muy inteligente y la situación, más que entristecerlo, lo devastó por completo. Sabía que se encontraba al borde de perder la vida a causa del absurdo egoísmo de los humanos que no podían darse cuenta de lo especial que es.

“Muy triste. Espero que encuentres un hogar muy pronto Bobby. Te mereces todo el amor del mundo”, dijo una internauta.

Bobby lucía tan demacrado y triste que ni siquiera era capaz de levantar su cabeza. Sus ojos estaban casi cerrados de tanto padecer y lo único colorido en él seguía siendo aquel suéter verde navideño.

Pero, en ocasiones la magia de la Navidad actúa demasiado lento, y eso sucedió con este pobre perrito. Afortunadamente, una mujer llegó al refugio interesada en adoptar a Bobby, desatando un gran júbilo de alegría en el lugar. ¡Por fin Bobby tiene un hogar!

“Estoy tan feliz por Bobby, qué bueno que una mujer maravillosa llegó a ayudarlo. Es un milagro del cielo, ha encontrado su hogar para toda la vida. Ojalá que a sus antiguos dueños no se les permita tener ninguna otra mascota”, mencionó otro internauta.

Bobby está muy feliz

Su nueva humana devolvió toda la alegría al perrito, llenándolo de mimos y caricias que le hicieron recobrar la fe en la humanidad, de nuevo ha entregado su corazón y esperamos que esta vez su amor sea bien correspondido.

Sin duda, Bobby tiene mucho amor que dar y recibir. Confiamos en que pueda dejar atrás todo su pasado y comience con la vida amorosa que siempre ha merecido. ¡Enhorabuena por él!

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos. Recuerda que, más cerca de lo que te imaginas, se encuentra un pobre perrito con el corazón roto, esperando que le brindes una oportunidad de amar y ser amado.