Un bebé desaparece del patio donde jugaba, su perro corre a la piscina y le salva la vida

No hay mayor desesperación para una madre que perder de vista a su hijo, y es que por mucho que los padres estén pendientes solo basta un segundo para que los pequeños salgan del radar de supervisión y ocasionen que el corazón se agite al no saber que les pueda pasar.

Enlaces patrocinados

Esto fue lo que sucedió a Patricia Drauch, una joven madre que estaba limpiando el jardín de su casa con su adorable hijo un bebé 14 meses de edad, Stanley es el nombre del pequeño angelito.

El incidente ocurrió en Marcellus, Michigan-Estados Unidos.

Si bien todo estaba marchando en total armonía las cosas dieron un giro inesperado cuando Patricia decidió ir al garaje para tomar una herramienta que facilitara su actividad de limpieza en el jardín.

Al regresar, Patricia vivió la peor pesadilla que toda madre desea no experimentar, su hijo había desaparecido del patio.

Gracias a las acciones del perrito los pulmones del niño no se llenaron con tanta agua.

Enlaces patrocinados

En medio de la desesperación la madre no dejaba de orar por la seguridad de su pequeño hijo, comenta que solo fue cuestión de segundos para que la tragedia sucediera.

Después de buscar incansablemente por cada rincón de la casa, a los pocos minutos presenció una desgarradora escena al ver a su pequeño Stanley flotando en la piscina.

Bear terminó un poco agitado, después de descansar por largo rato volvió a ser el perrito con la misma energía.

Patricia no pudo sino gritar de desesperación al ver al niño en medio de la piscina con los ojos blancos y los labios morados por la asfixia.

Enlaces patrocinados

No pasó mucho tiempo para que Patricia notara que debajo del cuerpo flotante de su hijo estaba su fiel perrito Bear, un hermoso labrador que no dudó en actuar para salvar a su hermanito.

Al perrito no le importó poner su vida en riesgo con tal de salvar al niño.

Bear se sumergió en la piscina e hizo lo posible para mantener al niño en la superficie. Gracias a la rapidez y agilidad del perrito, Stanley pudo vivir, Bear intentando mantener el equilibrio mantuvo al niño sobre su espalda.

Patricia rápidamente se sumergió y sacó al niño de la piscina, sin perder más tiempo lo trasladó a una clínica donde recibió toda la atención que el niño necesitaba.

Enlaces patrocinados

La madre no puede estar más feliz de tener  en casa a los dos seres que más ama.

Afortunadamente, tanto Stanley como Bear no sufrieron graves lesiones y ambos están sanos y salvos.

Este hermoso perrito, ágil y valiente, se convirtió en el héroe de la familia, y por supuesto, para todos nosotros que honramos su increíble destreza para mantener con vida a su amado hermanito.

Su historia ha conquistado miles de corazones.

Enlaces patrocinados

La familia no puede estar más orgullosa de tener este peludo en casa, que no es más que un ángel sin alas que cuidará por siempre del pequeño Stanley. Estamos seguros que seguirán fortaleciendo este hermoso vínculo de amor y lealtad. ¡Comparte!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!